A diferencia de países como Nigeria o Camerún, Egipto no es un exportador masivo de futbolistas africanos a Europa. Un ejemplo es la Premier League de Inglaterra, donde apenas 12 egipcios han militado en el presente siglo, pero uno de ellos se convirtió en leyenda este fin de semana.

Mohamed Salah se convirtió en el décimo máximo anotador en la historia del Liverpool al alcanzar 131 anotaciones, desplazando del top 10 a Sam Raybould y entrando a un selecto grupo donde están personajes como Michael Owen (octavo con 158), Kenny Dalglish (séptimo con 172), Steven Gerrard (quinto con 186) e Ian Rush (líder con 346).

El delantero egipcio logró esta cifra tras anotar en el empate 3-3 contra Brentford en la jornada 6 del campeonato inglés, que sirvió para colocar al Liverpool como líder provisional, con un punto más que Manchester City, Chelsea, Manchester United y Everton.

Desde que Salah se unió al Liverpool en verano de 2017 ha sumado 100 goles en la Premier League, 27 en Champions League y cuatro más en la FA Cup, siendo el West Ham United el rival al que más le ha anotado con nueve. Apenas el 12 de septiembre, Salah también se convirtió en el quinto jugador que llega más rápido al centenar de anotaciones en la historia de la Premier, con 162 juegos y contando los dos goles que logró con la camiseta del Chelsea (en la temporada 2013-14).

Gracias a sus cuatro años prodigiosos en Liverpool, donde ha ganado una liga, una Champions, una Supercopa Europa y un Mundial de Clubes, Salah ya se convirtió en el segundo máximo goleador africano en la historia de la Premier League.

Tras este fin de semana está a solo dos de empatar a Didier Drogba, de Costa de Marfil, como el líder absoluto con 104, aunque lo sigue muy de cerca su actual compañero de equipo, el senegalés Sadio Mané, quien suma 98 y es el tercero en este ranking.

El actual técnico del Liverpool, Jurgen Klopp, realza constantemente el papel de Salah dentro de su equipo, además de comparar su potencial goleador con el del polaco Robert Lewandowski, reciente ganador de la Bota de Oro de Europa 2021, y a quien Klopp dirigió en el Borussia Dortmund.

“Mo Salah está absolutamente a la altura de Lewandowski, no hay duda de eso; Mo es una máquina de goles. Su profesionalismo es absolutamente insuperable, hace todo lo posible para estar siempre en forma y mantener el rumbo. Es el primero en entrar al entrenamiento y el último en salir. Además, está desesperado por marcar goles y eso también es útil. Así es exactamente con Lewi”.

El egipcio tiene 29 años y su contrato vence con el Liverpool en junio de 2023. Con los Reds, su valor de mercado ha aumentado de 35 millones de euros en 2017, cuando aún jugaba para la Roma, hasta 150 millones en mayo de 2018, cuando Liverpool regresó a una final de Champions League (que perdió contra Real Madrid).

Goles para erradicar el odio y discriminación

Además de su buen rendimiento deportivo, Mohamed Salah ha sido influencia dentro de la sociedad inglesa para reducir crímenes tachados de islamofobia. De acuerdo con un artículo académico publicado en American Political Science Review en 2019, los delitos de odio en la ciudad de Liverpool cayeron un 19% en comparación con otras áreas comparables en el Reino Unido después de que el delantero egipcio se uniera al club.

“Utilizando datos sobre informes de crímenes de odio en toda Inglaterra y 15 millones de tweets de fanáticos del futbol británico, encontramos que después de que Salah se unió al Liverpool FC, los crímenes de odio en el área de Liverpool se redujeron en un 18.9% en comparación con un control sintético, y los fanáticos del Liverpool FC redujeron a la mitad sus tasas de publicar tweets antimusulmanes en relación con los fanáticos de otros clubes de alto nivel”, destacó la Universidad de Stanford.

La investigación, realizada por cuatro profesores universitarios, se basó en 936 observaciones de crímenes de odio, 15 millones de tweets de fanáticos y un experimento de encuesta original a 8,060 fanáticos del Liverpool. En su momento, Salah fue parte de una camada de cuatro musulmanes dentro del club, junto a Sadio Mané, Naby Keita y Xherdan Shaqiri.

“Salah ha roto las barreras de las percepciones negativas que los fanáticos y el público en general tienen sobre la comunidad musulmana. Su acto de adoración en el campo cuando marca un gol ha llevado a la gente a preguntarse '¿qué está haciendo y de qué se trata?. Se trata del Islam y le ha enseñado a la gente mucha tolerancia y comprensión sobre esta religión. No solo es un jugador icónico en la cancha, sino que también cambia las reglas del juego en la comunidad", señaló a Sky Sports, Mumin Khan, jefe de la primera mezquita de Inglaterra.

deportes@eleconomista.mx