Toluca. Las chicas Xolos de Tijuana terminaron agotadas. Hace apenas 24 horas disputaron su primer partido y tuvieron que volver a la cancha para continuar con el Torneo de Copa de la Liga MX Femenil. Algunas deciden tirarse al piso por la fatiga al terminar el juego de la segunda jornada, unas más arrastran los pies, como si de ellos colgaran cadenas, y las que todavía tienen reservas de energía acuden a la banca para tomar una bebida.

Después de festejar el triunfo, las futbolistas ya saben a quién le corresponde cargar con la hielera que contiene botellas de agua y bebidas isotónicas. Todas caminan al vestidor, mientras una decena de personas les aplauden y festejan su esfuerzo.

Soy muy disciplinada y me gusta eso de las jugadoras, no tener que estar correteándolas, sino poder darme la espalda y ver qué están haciendo lo que entrenamos, para mí eso es profesionalismo , indica Andrea Rodebaugh, entrenadora del equipo femenil de los Xolos de Tijuana.

El proyecto del torneo femenil de la Liga MX arrancó oficialmente con el torneo de Copa, es el primer intento oficial que hacen los dirigentes del futbol mexicano de organizar una competencia. Todo inicia con el himno del torneo que se escucha todos los fines de semana de partido y la formación de las 22 chicas que lo afrontarán, pero no todo es igual, porque las jugadoras deben cargar sus maletas, las bebidas, y el único apoyo en las gradas, por el momento, corresponde a sus familias.

Andrea Rodebaugh explica el largo camino que tiene el futbol femenil en nuestro país. Ella es una de las primeras jugadoras en asistir a un mundial representando a México, por lo que sabe lo que es estar en la lucha y comparte su experiencia con El Economista.

¿Cuál es el beneficio de que la Liga MX haya emprendido el proyecto del torneo femenil?

Yo lo veo como un ensayo, tanto para los equipos, como para la organización y los clubes. Más allá de que venimos y queremos ganar, lo más importante es lo que nos vamos a llevar para poder rectificar, enderezar y estar listos para lo que viene.

Que lo organice la Liga hace al torneo oficial, va a sacar al futbol femenil del amateur y se va a profesionalizar, y no hablo nada más en el sentido de percibir un salario por una actividad, sino va a ser una profesionalización por parte de los clubes en el manejo y la organización, también un cambio de cultura de las jugadoras, de los cuerpos técnicos, de cómo se debe llevar a cabo verdaderamente un equipo femenil profesional.

Las primeras ligas femeniles en el mundo se crearon hace ya casi 30 años, pero ¿por qué le ha ?costado tanto trabajo al futbol ?femenil profesionalizarse y convertirse en un proyecto rentable?

Eventualmente, llegará a ser rentable. Desde mi punto de vista es una barrera cultural, para mí es la cuestión de la mujer y el futbol. El día que se vea el futbol femenil como un deporte totalmente de mujeres y no sólo para niños, el día en que como cultura aceptemos al futbol como deporte de niñas se va a masificar y todo el mundo lo va a querer jugar y se van a sumar las niñas, los papás, los directivos, los medios de comunicación y los patrocinadores.

¿En México percibes que ?romper con esas barreras culturales es más complicado?

Estoy convencida que mi generación luchó por el derecho a jugar, eso se ganó, un poco más en algunos lugares que en otros, pero ahora es la lucha por vivir del futbol. De que se juega, se juega y se hace en todo el país.

La idea ahora es profesionalizarlo en el sentido de que todas las niñas y el futbol femenil esté estructurado, que una niña en cualquier parte del país vea el camino para llegar a la selección, al futbol profesional o a una beca universitaria. La estructuración para después llegar a profesionalizarse.

En algunos países los torneos femeniles están subsidiados por las federaciones, algunos tienen patrocinadores y en otros casos los clubes masculinos apoyan, pero ¿cuál es el mejor modelo para desarrollar un torneo femenil, se mantenga y sea rentable?

Si volteamos a ver a nivel internacional hay ligas profesionales, pero no hay ninguna donde verdaderamente todas las jugadoras puedan vivir del futbol. Hay equipos dentro de algunas ligas que sí pueden, como por ejemplo el Olympique de Lyon, es un equipo muy fuerte que tiene muchísimos recursos, pero sobre todo tiene un directivo que está convencido que hay que apoyar el futbol femenil y por lo tanto se destinan los recursos necesarios para traer a las mejores y tener el mejor club; mientras que puede haber otros clubes en Francia que están en la bancarrota

No hay una Liga en el mundo donde todos los equipos sean 100% profesionales.

¿Qué tan lejano consideras que una jugadora en México pueda vivir del futbol?

Posiblemente no le toque a esta generación, pero como ellas, hay generaciones atrás que con su lucha lograron esto (torneo de Copa), ellas seguirán la lucha y lo hacen por el placer de jugar, pero si están ganando terreno para que eventualmente se pueda vivir del futbol.

eduardo.hernandez@eleconomista.mx