Han pasado cinco años desde la última vez que Lionel Messi se enfrentó a Pep Guardiola. El binomio perfecto entre alumno y maestro en la era moderna del futbol, ese que ganó 14 títulos entre 2008 y 2012 bajo los colores del Barcelona, ahora son dos genios separados que tienen la responsabilidad de hacer ganar a los dos proyectos de petrofutbol más grandes del mundo.

Messi, el fichaje estrella del PSG en la actual temporada, está listo para jugar su segundo partido de Champions con el conjunto francés al recibir ni más ni menos que a Guardiola y al Manchester City. En cuanto ambas escuadras salten al Parque de los Príncipes habrá 2,047 millones de euros en valor de plantilla sobre el césped, ya que son los dos clubes más valiosos del mundo en ese rubro, de acuerdo con Transfermarkt.

Guardiola llegó al City en verano de 2016 y en cinco temporadas al mando ya ganó 10 títulos, incluyendo tres ligas, sin embargo su deuda pendiente con el club, cuya inyección financiera proviene de Abu Dabi, es la Champions League, que sí ganó en dos ocasiones con el Barcelona y con Messi. Su máximo alcance en la competencia europea, dirigiendo a los ingleses, fue la final de 2021 que perdió 1-0 ante el Chelsea, a finales de mayo. Del lado de Messi, también vivió uno de sus periodos de mayor esplendor bajo la dirección técnica de Pep. El argentino ganó tres de sus seis balones de oro de 2009 a 2011, luego de ser referente en el único Barca que ha ganado un sextete.

Sin embargo, el entrenador llegó a manifestar diferencias con el delantero luego de dejarlo en la banca en un par de partidos con el club catalán.

“A Leo hay que hablarle poco, escuchar muy bien lo poco que dice y sobre todo, no sacarlo nunca del campo, ni siquiera para una ovación”, señaló Guardiola en 2012.

Desde que se separaron, Guardiola ha ganado 17 títulos entre el Bayern Múnich y el Manchester City, mientras que Messi consiguió 13 con diferentes técnicos catalanes como Luis Enrique y Tito Vilanova. Ahora el argentino encara su primera temporada con el PSG, donde la directiva catarí encabeza por Nasser Al-Khelaifi espera que su contratación traiga el máximo resultado a sus vitrinas: el primer título de Champions.

“Honestamente, no sé cómo parar a Messi, Mbappé y Neymar. Son muy buenos. Controlar tanto talento junto es muy difícil. Intentaremos defender bien cuando no tengamos la pelota y correr cuando tengamos la pelota”, expresó Guardiola en la conferencia previa al choque entre sus citizens y el PSG por el liderato del Grupo A, donde también compiten, con un cartel mucho menor, el Leipzig de Alemania y el Brujas de Bélgica.

Messi y Guardiola se han enfrentado en cuatro ocasiones desde su separación en 2012. Todas han sido en Champions League, con un balance de dos triunfos para cada uno, aunque la primera fue en serie de eliminación directa, y la ganó el delantero argentino sobre el Bayern en semifinales de la edición 2014-2015.

El atacante solo ha jugado 190 minutos en tres partidos de la actual temporada con la camiseta del PSG, que representa apenas el 23% del tiempo posible entre la Ligue 1 y la Champions, ya que se ha visto marcado por lesiones y convocatorias a la selección de su país.

Aún así, la expectativa es alta para cuando salte al Parque de los Príncipes a enfrentar a su maestro por quinta ocasión, y en dos meses más, el 24 de noviembre se verán las caras por sexta vez pero ahora en el Etihad Stadium de Manchester. En ambas ocasiones, lejos de su casa, La Masía de Barcelona, buscan la gloria para los dos proyectos más grandes de petrofutbol en la actualidad.

deportes@eleconomista.mx