No hay marcha atrás: Lionel Messi está fuera del Barcelona. Si bien Joan Laporta, presidente del club, lo había confirmado el viernes, el propio jugador tenía que dar su mensaje de despedida luego de convertirse en el más grande de la institución durante sus más de 20 años de presencia.

“No sé qué decir. Nunca me había imaginado una despedida”, dijo el argentino antes de soltarse a llorar. Con un atípico saco y corbata, ante la mirada deshecha de sus ex compañeros, Jordi Alba y Gerard Piqué, se cubrió el rostro con una servilleta y le dio el último adiós al Barcelona.

Messi aclaró varias polémicas sobre su partida. Confirmó que aceptó una rebaja del 50% en su salario con tal de quedarse y que era falso que el Barca le pidió un 30% más. También desmintió que su reunión con jugadores del PSG durante sus vacaciones en Ibiza fue el punto clave para amarrar su pase al club parisino; de hecho, dijo que aún no tiene su futuro concreto.

“Es una posibilidad, sinceramente. A estas horas no tengo nada arreglado. Es cierto que tuve muchos llamados de muchos clubes que se interesaron y ahora no tengo nada cerrado, pero estamos hablando”.

Señaló que “siempre hablé de frente” con Laporta y toda la directiva del club, al grado de que hasta hace unos días todo estaba listo para sellar su nuevo contrato. Sin embargo, apuntó a LaLiga y sus nuevos reglamentos financieros como los responsables de que todo se cayera.

“No sé el entramado de todo esto. Me dijeron que no se puede hacer por LaLiga y por la deuda del club”, mencionó. De acuerdo con reportes de El Mundo, el Barca ostenta una deuda de 1,400 millones de dólares más 117 millones de pérdidas en lo que va de la pandemia.

Lionel también fue claro al decir que en 2020 sí quería irse de Barcelona: “El año pasado cuando se montó lo del burofax estaba preparado y sabía qué tenía que decir, pero este año no". Aquella vez se enfrascó en un conflicto con el ex presidente, Josep María Bartomeu, a quien señaló de mentirle varias veces y de no dejarle partir cuando aún tenía 12 meses de contrato.

A pesar del cambio de reglas en LaLiga, Messi dijo que no guarda rencores hacia Javier Tebas, el presidente del campeonato español, con quien solo ha cruzado “saludos cordiales en un par de ocasiones”. También recalca que nunca le mintió a los aficionados: “Estaba todo arreglado. Creo que fuimos sinceros con la gente”.

Messi se despide con un palmarés tan grande como la propia historia del club. Llegó a los 13 años y, 21 después, se convirtió en el máximo goleador, ganador de títulos (35) y con más partidos (778). Además, de acuerdo con el especialista en estadísticas, Alexis Tamayo, estuvo presente en el 36.4% de todos los títulos que ha ganado el equipo en su existencia, pues antes de Messi tenía 61 y ahora se queda en 96.

El 10 argentino, que apenas en este verano ganó su primer título de selección mayor con su país (Copa América), concluyó diciendo que espera volver a Barcelona para ejercer algún rol aunque sea fuera de las canchas, pero por ahora, esto es algo irreversible: “He tenido muchos momentos difíciles en mi carrera, pero llegaba el siguiente partido y tenías oportunidad de revancha. Esto no, esto ya no vuelve, este es el final en este club y empieza otra historia. Es uno de los momentos más difíciles”.

La siguiente parada se vislumbra en Francia

Medios como L’Equipe y Forbes dan por hecho el traspaso de Lionel Messi al PSG, que le estaría pagando un salario anual de 25 millones de euros, según reveló The Athletic. Este salario es mucho menos de los 70 que le había ofrecido el Barcelona para su nuevo contrato 2021-2026.

El conjunto parisino es propiedad de Qatar Sports Investments, una subsidiaria de la autoridad de inversiones de Qatar, es decir, un Fondo Nacional de Riqueza, con un valor de 338,000 millones de dólares (unos 287,800 millones de euros) y que fue diseñado para diversificar los activos del país lejos de la riqueza petrolera.

Bajo este subsidio, el equipo ha podido concretar fichajes como el de Neymar (222 millones de euros), Kylian Mbappé (145) y Edinson Cavani (65) en menos de una década. Pero para 2021, se ha armado de figuras mundiales sin pagarles transferencias, como Sergio Ramos y, ahora, podría unirse Lionel Messi.

De acuerdo con cifras de Forbes, si Messi arriba al PSG, este club tendría en su nómina a tres de los cuatro futbolistas con mayor salario del mundo: el argentino sería el líder con 130 millones de euros anuales, seguido de Neymar con 95 y Mbappé con 40; el único fuera del equipo es Cristiano Ronaldo, con ingresos de 120 millones anuales jugando para Juventus.

Según este mismo medio, Messi es solo el segundo jugador de futbol del mundo que ha ganado más de 1,000 millones de dólares, después de Cristiano Ronaldo. El ex capitán culé ha recaudado más de 1,200 millones en ganancias profesionales antes de impuestos: 875 en el campo y 375 en patrocinios.

deportes@eleconomista.mx