Una gran campaña no asegura el éxito como franquicia en la NFL. Al menos así ha sido en los años recientes de acuerdo con datos consultados por El Economista en la lista del valor de los equipos de Forbes.

A excepción de Patriotas de Nueva Inglaterra, con nueve playoffs desde el 2000 y dentro de las cinco franquicias más valiosas de la Liga, hay equipos que sufren para hacer redituable su campaña, pese a los buenos resultados.

Otros, como Vaqueros de Dallas o Gigantes de Nueva York, encuentran la forma de hacer negocio sin tener necesariamente una campaña ganadora.

Ganan pero no billetes

En la campaña del 2010, Atlanta avanzó a playoffs; sin embargo, tuvo un retroceso en su valor de franquicia de 2% de acuerdo con lo que Forbes consigna en su reporte anual referente a la NFL. Osos de Chicago, pese a llegar a la final de la Conferencia Nacional del año pasado, sólo vio el aumento de 2% en su valor.

El caso más dramático es el de Vikingos de Minnesota en el 2009. Luego de ganar 12 juegos en campaña regular y llegar a disputar el Campeonato de la NFC junto a Santos de Nueva Orleans, el valor de la franquicia cayó 7%, tras rumores de que el equipo dejaría la ciudad por falta de acuerdos con el estado en la renta del inmueble, el cual sufriría la caída de su techo en el siguiente año.

Incluso Jets de Nueva York, equipo que llegó a pelear el boleto al Super Bowl XLIV con Indianápolis, perdió 2% del valor de su franquicia, en un año en el que Vaqueros de Dallas, con el apoyo de su nuevo estadio, aseguró el aumento en su valor de 9 por ciento.

Los campeones sí son de oro

Ganar el Super Bowl sí es garantía. Empacadores de Green Bay, equipo ganador del último título de la NFL, se aseguró de aumentar su valor 7% para alcanzar los 1,089 millones de dólares. Un año anterior, Santos de Nueva Orleans tuvo el incremento de 1% en el valor de su franquicia.

Pese a lo pequeño de la cifra, el mercado del equipo se ha atravesado por años difíciles y situaciones complicadas tras el paso del huracán Katrina en el 2005.

Constantes en la cartera

Águilas de Filadelfia es la séptima franquicia más cara de la NFL. Un equipo que ha sido promesa durante años pues, desde el 2000, ha asistido a nueve postemporadas.

Ese ritmo de triunfos los lleva a un aumento en el valor de su franquicia, el más reciente, de 4% al término de la campaña 2010, cuando se quedaron en la ronda de comodines.

El caso de Gigantes de Nueva York es parecido. El cuarto equipo más valioso de la NFL tuvo un aumento de 10% en la campaña pasada la cual estuvo bien respaldada por la construcción de su nuevo estadio.

Así que los finalistas de conferencia no podrán esperar que sea un negocio redondo su pase al Super Tazón de este año, pues como ha sucedido en otras ocasiones, los resultados no siempre terminan redituando en las cuestiones financieras.

En Twitter: @PabloEscobedo