Además de recibir el trofeo Eddie Gottlieb, ganar el premio al Rookie (novato) del año significa prestigio, incrementa las expectativas salariales de los jugadores y tiene beneficios de marketing y comerciales, aunque no es una regla.

En la clase 2020 de la NBA, uno de los candidatos a obtener el premio es LaMelo Ball, selección tres general del más reciente Draft, proveniente de los Illawarra Hawks de la liga australiana. En su primera temporada con los Hornets promedia 24.6 minutos, 11.3 puntos, 6.1 rebotes y 5.9 asistencias. En enero se convirtió en el jugador más joven en marcar un triple doble a sus 19 años y 140 días.

Cuando el medio The Ringer preguntó a ejecutivos de la NBA sobre la importancia de ganar el premio al Rookie del año y cómo es percibido, respondieron que otorga cierto prestigio entre los jugadores y que carga beneficios de marketing y construcción de una marca personal. La mayoría de los jugadores activos que ganaron el reconocimiento ahora se encuentran entre los mejores pagados de la liga.

Blake Griffin, Kyrie Irving, Damian Lillard, Andrew Wiggins, Ben Simons y Karl-Anthony Towns son seis de los últimos ocho ganadores del premio al Rookie del año cuyo contrato de novato expiró y ahora se encuentran entre los 27 jugadores mejor pagados de la NBA. Los contratos de novato de Luka Doncic y Ja Morant, ganadores en 2019 y 2020, respectivamente, se mantienen activos, pero en el caso de Doncic se proyecta que para 2021 podría ser candidato a un max contract.

De la lista anterior, los dos jugadores que quedaron fuera de los beneficios económicos fueron Michael Carter-Williams y Malcolm Brogdon. A pesar de que la carrera de Carter-Williams en la NBA comenzó con uno de los mejores debuts en los 76ers, no tardó en opacarse, de acuerdo a John González, escritor en The Ringer. El tiro de Carter-Williams no se adaptó a las exigencias de la NBA: en ocho años, ha jugado para seis equipos diferentes y nunca ha pasado más de una temporada completa en un mismo equipo.

La construcción de una marca personal no es nueva para LaMelo. Es el menor de tres hermanos que juegan en la NBA, es el novato con más seguidores en redes sociales superando por millones a las primeras dos selecciones del Draft (más de seis millones en Instagram) y fue el primero de su clase en obtener el patrocinio de una marca de tenis, Puma, antes del Draft e incluso lanzó su propia línea de ropa, ‘La France’.

Spotrac indica que el sueldo base del jugador de los Hornets en su primera temporada es de siete millones de dólares y las proyecciones para la temporada 2024-25 serían de el doble de eso.

Ball promedia 7.2 asistencias por juego en el mes de enero y lidera a todos los novatos en asistencias con 100 en total. Tyrese Haliburton es el segundo en la lista con 68. Ball también se encuentra al frente en rebotes con 103 esta temporada; el próximo novato después de él es James Wiseman, con 101. Sin embargo, las estadísticas también muestran que uno de sus puntos débiles son las pérdidas de balón, pues también es líder en la categoría, a lo largo de la temporada ha perdido 42 balones, el segundo en la estadística es Cole Anthony del Magic con 31.

Por el momento, los medios estadounidenses posicionan a LaMelo como el favorito a ganar el premio al Rookie del año, sin embargo, también estaba considerado para ser el pick número uno en el Draft pero los Minnessota Timberwolves eligieron a Anthony Edwards; Ball fue la selección número tres por los Hornets.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx