Sin estar en el top cinco de los equipos más caros de la Liga MX, el León ha terminado entre los dos primeros lugares de la tabla general en los últimos cuatro torneos y, en específico en este Guardianes 2020, ha arrasado con diversos récords de la mano de Ignacio Ambriz. No obstante, la cuenta pendiente sigue siendo el título.

Esta temporada, fue el club que más tiempo duró en el liderato general (siete semanas, seis consecutivas desde la fecha 12), el que tuvo mayor posesión de balón (61%, un promedio de 32 minutos por partido) y se quedó a un punto de romper su mejor récord en la historia de los torneos cortos (un récord que justamente impuso Ambriz en el Clausura 2019).

No solo eso: el equipo fue líder general de precisión de pases (89%) con un total de 7, 667 pases acertados, más de 1, 000 arriba de su más cercano perseguidor, Tigres (6, 451); estos números se ven reflejados en los récords individuales, ya que los cinco jugadores con mayor cantidad de pases acertados pertenecen a este club (Luis Montes, William Tesillo, Jaine Barreiro, Pedro Aquino y Yairo Moreno).

Ni siquiera Gustavo Mastosas, el director técnico durante el bicampeonato en 2013, alcanzó estas cifras en temporada regular. El arquitecto de las nuevas marcas del León es Ignacio Ambriz, quien ha encontrado en el Bajío una oportunidad de resurgir: “Hoy estoy feliz, pero esto es gracias a que superé mi momento más complicado, cuando dirigí a Querétaro y de la noche a la mañana nos quedamos seis meses sin cobrar. Ahí me cambió la vida, tuve que hacer de todo, sacar a los chavos adelante y poner de mi dinero”.

León es el séptimo equipo que dirige Ambriz (mundialista mexicano como jugador en 1994) en la Liga MX, con los que ha ganado una Copa MX (Necaxa, 2018) y una Liga de Campeones de la Concacaf (América, 2016). A pesar de haber dirigido ya a los dos clubes más populares del país, América y Chivas, siente que al fin, tras más de 10 años de carrera, es valorado en el futbol mexicano: “Sigo teniendo trabajo, eso significa que no he pasado desapercibido, he estado 10 años constantes y sé que hablan bien de mí por cómo me va en León”, declaró al medio EFE.

La clave de Ambriz para estar en el liderato por dos años (llegó a León a finales de 2018) ha sido el trabajo en equipo con la misma base de jugadores, no las millonarias inversiones. En la temporada 2019-20, León se ubicó en la posición 11 del ranking de nóminas de la Liga MX y terminó como segundo general; en este Guardianes 2020, se ubica en la posición ocho del ranking y fue líder general.

Tampoco han generado gastos en jugadores para esta campaña, ya que sus tres refuerzos fueron préstamos (Alfonso Blanco, David Ramírez y Emmanuel Gigliotti); mientras hay equipos como Querétaro que cambiaron a más de 10 elementos del 2019 al 2020, León solo dejó ir, de su cuadro regular, a Ismael Sosa (cedido a Pachuca), José Juan Macías (regresó a Chivas), Leonardo Ramos (cedido a Pachuca) y William Yarbrough (vendido a Estados Unidos, la liga de su país). Elementos destacados como Montes (capitán), Mena, Mosquera, Navarro y Cota se mantuvieron.

“Lo que fui como jugador trato de ser como entrenador: carácter, orden e intensidad. Cuando me llegaba la pelota, siempre le daba buen destino al compañero; hoy cuando veo a mi equipo hacer lo mismo pienso que es algo que yo traía”, resalta Ambriz, quien acumula más triunfos (34) y menos derrotas (6) que Miguel Herrera (América) y Ricardo Ferretti (Tigres) en los últimos tres torneos, aunque aún no ha podido levantar el título de liga.

fredi.figueroa@eleconomista.mx