Laurent Blanc fue oficialmente designado este viernes como nuevo seleccionador de Francia de futbol, en reemplazo de Raymond Domenech, anunció el presidente dimisionario de la Federación Francesa (FFF), Jean-Pierre Escalettes.

"Esta es la noticia buena de la mañana, la Federación Francesa de Futbol y la selección francesa continúan, con Laurent Blanc, que tendrá un proyecto deportivo extremadamente luchador, con la voluntad de ganar para devolver a Francia a su lugar, tanto deportiva como anímicamente", declaró Escalettes.

"Habrá que aprender de los errores del pasado", apuntó el veterano directivo, que esta semana anunció su marcha del organismo, precisando este viernes que el 23 de junio se designará al presidente interino de la FFF.

Blanc contará en los Bleus con su adjunto del Burdeos, Jean-Louis Gasset, precisó Escalettes.

La designación de Blanc no es una sorpresa, pues ambas partes estaban de acuerdo en firmar un contrato de dos años al final de la temporada.

El ex defensor internacional (97 selecciones), al frente del Burdeos durante los últimos tres años, hereda un equipo francés golpeado luego de la frustrante eliminación en primera ronda de la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010.

Además del objetivo puramente deportivo, en este caso la clasificación a la Eurocopa 2012, Blanc tendrá como misión reconstruir a la selección de Francia y limpiar su imagen, manchada a nivel internacional tras el escándalo del caso Nicolas Anelka.

El mismo se desató tras unos insultos que lanzó el delantero del Chelsea al ex seleccionador Raymond Domenech durante el mediotiempo del México-Francia (2-0), que luego condujo a una huelga de entrenamiento por parte de los jugadores tras la expulsión de Anelka del plantel de los Bleus en Sudáfrica.

Si bien la experiencia de Blanc como entrenador es limitada, más allá de haber ganado el campeonato de Francia en 2009, una Copa de la Liga gala ese mismo años y dos Trofeos de Campeones de Francia (2008 y 2009), podrá apoyarse en su dilatada experiencia como jugador.

Laurent Blanc ha militado en los clubes europeos más prestigiosos como el Marsella, Barcelona, Manchester United e Inter de Milán. Esos precedentes le ayudarían para ganarse el respeto de un grupo que Domenech no pudo controlar, a imagen de lo sucedido en tierra sudafricana.

En el ámbito personal, a través de los Bleus, Blanc deberá borrar los fracasos que vivió en la última temporada con el Burdeos, gran candidato en la Liga francesa y perdió en cuartos de final de la Champions ante el Lyon.