Si hay uno de los calificativos con los que se podría definir a la Premier League, además de espectacular, es su intensidad a full. Rapidez, potencia y pasión son algunas de sus características, por ello las lesiones son parte constante del campeonato y les ha costado a los clubes 238 millones de euros, según reveló un estudio realizado por la empresa Marsh.

Esta cifra supone un incremento de 3% respecto al año anterior, lo que Marsh relaciona con la fatiga provocada por el Mundial de Rusia 2018.

El campeón de la Premier el año pasado, el Manchester City, pagó más de 28 millones de euros a jugadores damnificados.

El equipo de Pep Guardiola perdió buena parte de la temporada al belga Kevin De Bruyne y, en total, tuvo que hacer frente a 44 lesiones en sus jugadores. Incluso es algo que siguen acusando este inicio de año, justo antes de iniciar el campeonato perdieron a Leroy Sanne, quien estará fuera de las canchas al menos seis meses, y eso afectó económicamente al club, no sólo por lo que invertirán en su recuperación sino que se cayó el traspaso al Bayern Munich.

El Manchester United sufrió 63 problemas de este tipo a lo largo de la campaña, gastando en su recuperación más de 27 millones de euros. Teniendo en cuenta los días que se perdieron los futbolistas afectados, el que lidera la tabla es el West Ham United, cuyos jugadores, incluyendo al colombiano Carlos Sánchez, Jack Wilshere y Andriy Yarmolenko, estuvieron inactivos 2,003 días, con un coste de 23.8 millones de euros.

Le siguen el Arsenal, con 1,771 días sin sus jugadores y el Tottenham, que no dispuso de algunos efectivos durante 1,652 días.

El club que menos sufrió lesiones fue el Wolverhampton Wanderers donde milita el mexicano Raúl Jiménez, ya que sólo tuvo que hacer frente a 11, que tuvieron un coste total de 1.1 millones de euros.