Eden Hazard carga con el peso ofensivo de Chelsea, a la salida de Diego Costa. El futbolista belga acumula 15 goles y 11 asistencias en la temporada, y se convirtió en la solución momentánea del técnico del equipo, Antonio Conte, ante las inconsistencias de Álvaro Morata, Pedro, Michy Batshuayi, este último cedido en préstamo a Borussia Dortmund.

“Cuando sales del campo tienes la impresión de que has corrido mucho pero que no has jugado al futbol. Es una lástima, podríamos haber jugado tres horas y no hubiera tocado un balón”, dijo Eden después de la derrota por un gol ante Manchester City, y que descolgó en la lucha por el título a los Blues, el equipo londinense actual campeón del torneo inglés.

La política deportiva del Chelsea en los últimos años se ha caracterizado por vender a futbolistas jóvenes que actualmente destacan en sus actuales clubes como Romelu Lukaku, Kevin de Bruyne y Mohamed Salah, tridente que esta temporada suma 66 goles y 38 asistencias, lo que se traduce en 77% de los goles que ha anotado toda la plantilla de Chelsea y la mitad de los pases a gol que mandaron los 17 jugadores que han aportado a dicha estadística.

Chelsea es uno de los clubes que más acaparan talento en el futbol europeo. Actualmente tiene a 22 jugadores cedidos en otros equipos, en busca de darle continuidad a posibles estrellas, para no repetir las situaciones que se presentaron con Lukaku, De Bruyne y Salah, jugadores que llegaron con menos de 22 años, tuvieron pocas oportunidades en el club, pero que tiempo después se desarrollaron como los mejores en su posición, como en el caso de Kevin, que con Manchester City es el mejor pasador de la Premier League.

“No sé, honestamente, lo que sucedió en el pasado. Pero claro que es un jugador top (Kevin). Es un futbolista muy completo, técnico, rápido y trabaja siempre pensando en su equipo. Lo veo como un jugador muy completo”, comentó el entrenador a The Guardian.

El caso de Kevin ha sido el más significativo, porque con Chelsea apenas disputó nueve juegos, para un total de 425 minutos, en donde sólo aportó un pase para gol. Después de salir a préstamo a Wolfsburgo, José Mourinho decidió vender al mediocampista belga.

Financieramente, Kevin de Bruyne dejó 12 millones de euros de ganancias a Chelsea, ya que el futbolista fue adquirido, a los 20 años, por 8 millones de euros y, un par de años después, el técnico portugués lo vendió en 22 millones.

De Bruyne acumula 11 goles y 19 asistencia en la presente temporada, y se coloca como líder pasador en la Premier League, con 14 pases de gol.

En el caso de Romelu Lukaku y Mohamed Salah, futbolistas que ahora juegan en Manchester United y Liverpool, respectivamente, tuvieron apenas una temporada de experiencia como jugadores de Chelsea.

El egipcio disputó 19 partidos, aportando dos goles y cuatro pases de gol, en un total de 879 minutos. Aunque cumplió con el proceso de préstamo a otros clubes para ganar experiencia, después de tres temporadas fue vendido a Roma por 15 millones de euros, cuando al equipo inglés le costó 16.5 millones.

Lukaku fue designado el sucesor de Didier Drogba, pero al llegar con 19 años de edad, procedente de Anderlecht de la Liga de Bélgica, apenas sumó 436 minutos repartido en 15 partidos. No pudo anotar gol con la playera de los Blues, y finalmente fue vendido por 35.5 millones de euros a Everton, cuando Chelsea pagó 15 millones.

Salah actualmente es el mejor goleador de Inglaterra (24 goles) empatado con Harry Kane. En todas las competencias suma 32 goles y 11 asistencias. En el caso de Lukaku, marcó 23 anotaciones y ocho asistencias y se convirtió en uno de los fichajes más costosos de la historia, cuando Manchester United pagó 84.5 millones de euros.