Detrás del inminente título de goleo que está por obtener el caboverdiano Djaniny Tavares existe mucho trabajo y disciplina del jugador, además de disposición del cuerpo técnico encabezado por Robert Dante Siboldi para hacer rendir lo mejor posible al delantero, que suma 14 tantos, cifra que duplica su mejor actuación en la Liga MX, misma que registró en el Apertura 2015 con siete tantos.

Aldo Ávila, jefe de prensa de Santos, comentó que la clave del rendimiento de Tavares, quien se convertirá en el primer campeón de goleo africano en el futbol mexicano, le corresponde a Siboldi.

“Habló con él desde el inicio del torneo para conocer dónde y qué le gusta hacer más en la cancha”. Al respecto, el mismo futbolista ha destacado durante el Clausura 2018 que se siente cómodo. “Estoy jugando donde quiero y me gusta”, expresó el africano quien le dio crédito a su entrenador. “Tenemos una buena idea de juego y eso nos ayuda a todos”, agregó.

Además de contar con el apoyo del cuerpo técnico, Ávila señaló que Djaniny es un “tipo muy disciplinado” que cuida sus tiempos de descanso, situación que lo hace mostrar “una capacidad fuera de lo común en los entrenamientos y partidos”, como una de las causas del éxito que ha tenido el líder de los romperredes en la actual campaña.

De acuerdo a experiencias pasadas en la Liga MX con jugadores africanos, el tema del conocimiento de la Liga, y el que no se encuentre en una ciudad con una altitud tan elevada—1,100 metros— también han permitido que en estos momentos, con cuatro años en México, Tavares pueda estar triunfando sobre la cancha.

“Me ha costado la adaptación, vengo de un lugar donde hay 50 grados más humedad, aquí hay menos oxígeno y no me lo esperaba”, dijo Achille Emaná, camerunés que llegó como refuerzo de Cruz Azul para el Apertura 2013 y quien aceptó no conocer “casi nada” de nuestro balompié. Al final el jugador se fue del club con apenas 15 partidos disputados.

En la otra cara de la moneda hay casos como el de Kalusha Bwalya, delantero de Zambia que brilló con América entre 1994 y 1997, época en la que rebasó la cifra de las 30 anotaciones y en la que dio todo el crédito de su rendimiento a sus compañeros. “Teníamos grandes jugadores y estábamos en un equipo grande”, recordó en una entrevista previo al centenario del club el jugador que también señaló la propuesta de Leo Benhakker, quien era su entrenador, como la base de los buenos momentos que vivió ese plantel. “América fue lo mejor de mi carrera”, agregó Kalusha.

Al igual que Kalusha Bwalya, Djaniny Tavares cuenta con un plantel con jugadores de experiencia, con ejemplos como los de Jonathan Orozco, Carlos Izquierdoz, Néstor Araujo y Osvaldo Martínez, puntuales del club que en mucho han cooperado para que él se encuentre a un paso de coronarse como el mejor romperredes del Clausura 2018.