Lewis Hamilton ganó el último Gran Premio de la temporada, pero eso no es noticia cuando ganó 11 de las 21 carreras disputadas en el año. El británico fue campeón de la Fórmula 1 por quinta vez en los últimos seis años, y tampoco es novedad. Mercedes es el monarca de constructores por sexta campaña consecutiva, así que no es nada nuevo.

Justo ése es el problema que detectó Liberty Media, el grupo dueño de la competición, es demasiado fácil para una escudería que invierte por año alrededor de 430 millones de dólares, cuando el promedio es de 300, según Formula Money.

Una de las principales medidas para brindar mayor competitividad al serial es poner un límite de presupuesto: 175 millones por temporada a partir del 2021. Mercedes y Ferrari no se mostraron muy contentos al respecto y no aseguran su permanencia después del 2020, un lujo que la F1 no se puede dar: perder a sus dos equipos más valiosos, los campeones con un valor de 1,015 millones de dólares, y los italianos con 1,350. El valor promedio es de 500 millones.

“Desde 1950 así es la F1, siempre ha habido temporadas largas de dominio de una escudería o un piloto en especial. Para el público en general es complicado de entender, pero la F1 se creó no para ser un espectáculo deportivo al estilo de las ligas deportivas estadounidenses como NBA o NFL, se trata de conjuntar y exaltar al mejor fabricante de autos y su tecnología con el mejor piloto y ver hasta dónde llegan juntos”, explica Luis Manuel López, analista de Fórmula 1 para Fox Sports.

Durante el 2018, la Fórmula 1 generó 1,830 millones y ha crecido a un ritmo de 2.5% por año, por lo que valdría esperar un ingreso de 1,876 millones en 2019, lo que parece muy poco incremento para una organización mundial. Aquí la F1 tiene otro problema. Según Chris Smith, de Forbes, la mayoría de los crecimientos en los ingresos viene de otros negocios como la Fórmula 2, el servicio de hospitalidad, producción de televisión, mientras que los ingresos por patrocinio van a la baja. Las audiencias cayeron porque las transmisiones pasaron a la televisión por cable.

“Es un problema fuerte que no han podido mejorar los nuevos dueños, y les afecta principalmente en los nuevos proyectos como la liga de eSport, mejoras en las aplicaciones, etcétera. Creo que no hay demasiada afectación a lo que tiene que ver con la operación, sino con los side business que tienen actualmente y en el futuro”, considera López.

La bolsa de premios cayó de 966 millones de dólares a 913 en el 2018, mientras equipos como Lotus, Force India y Manor Racing han sido vendidos o declarados en banca rota y otros han sufrido pérdidas, como Renault con 9.1 millones en el 2018 y Williams con más de 20 en la primera mitad del 2019 respecto al mismo periodo del año anterior. Mercedes, que mejoró ingresos en el 2018 en relación con el 2017, sólo creció 0.3% y en McLaren incrementaron a 9.6% en la primera mitad del año. Para la Fórmula 1, en el segundo trimestre del 2019 los ingresos subieron a 620 millones de dólares, 6% de acuerdo con el 2018.

Pese a las pérdidas y bajos crecimientos, para el 2020 el calendario se extenderá a un récord de 22 carreras con la inclusión de Vietnam y Holanda, pero la salida de Alemania. La temporada arrancará el 15 de marzo en Australia y finalizará el 29 de noviembre en Abu Dhabi. El Gran Premio de México se correrá el 1 de noviembre.

El próximo año será importante para Liberty Media porque deberá negociar con los equipos fuertes para que acepten las nuevas medidas y permanezcan en el serial para el 2021. También enfrenta el reto de lograr que el crecimiento de los ingresos se base más en el negocio directo y menos en los auxiliares.

[email protected]