“Si lo hizo en 2003, podrá volver a hacerlo”. Esa frase resonó entre los socios del Barcelona este 7 de marzo, cuando Joan Laporta fue elegido como nuevo presidente del club con un total de 30,184 votos, que representan el 54.2% del padrón. Víctor Font, su más cercano rival, logró 16,679 votos y se quedó con el 29.9%.

De esta forma, Laporta asumirá la presidencia del Barca por segunda vez, un hecho que no ocurría desde 1943. En la historia, solo otros cuatro personajes han logrado la presidencia en más de una ocasión: Enrique Piñeyro (el último), Joan Coma Sarasols, Gaspar Rosés y Hans Gamper, fundador del club.

Joan asumió el cargo por primera vez en 2003, cuando tenía 42 años. Ahora tiene 59 y encuentra una situación similar: caos financiero y en las relaciones internas con los jugadores. A principios de siglo, llegó en sustitución de Joan Gaspart, quien dejaba al equipo con pérdidas de 164 millones de euros; en este 2021, sustituye a Josep María Bartomeu, quien dejó una deuda de más de 1,000 millones, según reportes de la prensa internacional.

El caos actual que enfrentará Laporta incluye más que el dinero, sino la fractura de la relación con uno de los más grandes jugadores en la historia del club, Lionel Messi. Derivado de las investigaciones del Barcagate hace unos días, se descubrió que Bartomeu organizó una campaña en redes sociales para desprestigiar al argentino. El propio Messi lo acusó de “no cumplir su palabra” respecto a dejarlo negociar con otro club en el verano de 2020.

Aunado a eso, en los últimos siete años el Real Madrid, máximo rival deportivo del Barcelona, ha ganado cuatro Champions League por solo una de los culés. En 2020, el título de LaLiga fue también para los merengues y el Barca fue fuertemente criticado por su afición por las salidas de Neymar (PSG) y Luis Suárez (Atlético de Madrid).

En ese contexto, la relación con Messi fue crucial. El argentino apareció en fotos acompañado de su hijo emitiendo su voto en las instalaciones del Barca; en semanas anteriores había manifestado simpatía por Laporta, quien lo vio nacer en la cancha en aquella generación liderada por Ronaldinho y Samuel Eto’o.

“Hacía 20 años, un chaval llamado Leo Messi debutó con el Infantil B del Barça. Verlo al mejor del mundo, de la historia, venir a votar aquí hoy con su hijo, es una muestra de lo que hemos dicho. Leo ama el Barça. Esa es la reflexión. El mejor del mundo ama al Barça. Ojalá eso sirva para que siga en el Barça, que es lo que queremos”, señaló Laporta.

Los bastiones de Laporta en 2003 fueron el ex entrenador Johan Cruyff, el representante Jorge Mendes y el directivo Sandro Rosell, con quienes cimentó el proyecto deportivo que ganó cuatro ligas, tres Supercopas de España, dos Champions, una Supercopa de Europa, una Copa del Rey y un Mundial de Clubes entre 2003 y 2010. Deportivamente, fue la mejor época en la historia del club con el sextete ganado con Pep Guardiola en el banco y jugadores como Messi, Xavi, Iniesta, Eto’o, Deco, Puyol, Dani Alves, Busquets y Piqué.

Los confidentes de Laporta en 2021 son parte de aquellos años gloriosos: Messi, ahora capitán del club, Busquets y el propio Piqué, jugadores que ya rebasan los 32 años de edad. Además, cuenta con el respaldo de los socios del club, que tiene más de 150,000, pero en las urnas del 7 de marzo participaron más de 87,000 (79%).

Con su larga formación política, Laporta solicitó a Víctor Font y a Toni Freixa, sus rivales en la elección 2021, que se sumen a su proyecto: “Una última reflexión: cuando digo que tenemos que estar todos juntos, también hablo de los candidatos y oponentes que he tenido. Pediría a todos y todas los barcelonistas que no piensen solo en qué puede hacer el Barça por ustedes, sino en qué pueden hacer ustedes por el Barça. Lo mejor que podemos hacer es quererlo”, exclamó tras conocer los resultados.

A media temporada, los pendientes urgentes del Barcelona se resumen en tres puntos: salvar la deuda de más de 1,000 millones de euros, buscar revancha en LaLiga y la Champions (son segundos en España con cinco puntos menos que el Atlético a falta de 12 jornadas y tienen que revertir un 1-4 contra el PSG en octavos de final de Europa), así como renovar a su capitán y ofrecerle un entorno cómodo. La afición y los socios le han demostrado su confianza en las urnas con más de la mitad de los votos.

Fuera de la cancha, Laporta ha sido protagonista de temas legales, políticos y hasta de farándula, ganándose adjetivos como “intenso”, “rebelde” y “soberbio” por parte de la prensa.

Se graduó como Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona y después estudió la especialidad en Sociedades Mercantiles en la Universidad Avat Oliva, de tintes católicos, pero en años previos había sido expulsado del Centro de Maristas del Paseo de San Juan.

Trabajando como abogado conoció a Johan Cruyff a finales de los 80, pero su primera incursión con el Futbol Club Barcelona se dio hasta 1997, cuando fue parte de la candidatura de Ángel Fernández para presidir al equipo, pero sería en 2003 cuando apareció como un candidato joven y ganó la elección.

Desde sus primeros años como egresado de derecho, su postura política ha estado alineada a la independencia de Cataluña, formando parte del Partido por la Independencia (PI) entre 1998 y 1999, siendo diputado del Parlamento de Cataluña y también fundando el Partido Democracia Catalana en 2010.

Su momento más crítico como presidente del Barcelona se dio en 2008, cuando más de 39,000 socios del club pidieron su renuncia a través de una votación, sin embargo los reglamentos del club indican que para que eso pase se debe cumplir con un 66% de aprobación y solo se logró el 60%.

En 2009 se vio envuelto en escándalos por sus relaciones comerciales con Islam Karimov, presidente de Uzbekistán durante 27 años y que era señalado por temas de explotación laboral en sus negocios de minerías. Además, en ese mismo año, se hizo público un video de Laporta bañado en champán rodeado de mujeres en la discoteca ‘Luz de Gas’, de Cataluña.

Con más de 30,000 votos y casi seis décadas de vida, Laporta vuelve a recibir la confianza de Barcelona para resarcir las heridas deportivas y comerciales. Es el presidente número 42 en la historia culé.

deportes@eleconomista.mx