Jamaica continúa su legado en el atletismo olímpico femenil, mientras que Italia comienza a hacer ruido en la disciplina que por años dominó el histórico Usain Bolt. Estos son los récords que dejó la jornada de Tokio el fin de semana, durante el inicio de las pruebas de velocidad.

Por segunda vez en la historia de los Juegos Olímpicos, se izaron tres banderas idénticas en los 100 metros lisos femeninos, gracias a Elaine Thompson-Herah, Shelly-Ann Fraser-Pryce y Shericka Jackson. La final se saldó con el segundo mejor tiempo de la historia y la isla comienza a soñar con el 4x100.

Es Jamaica el mismo país que consiguió ese récord en Beijing 2008, además, fue su cuarto oro consecutivo en esta prueba y un resultado que eleva el botín de la isla en los 100 metros olímpicos de mujeres a cifras alucinantes: cuatro de oro, seis de plata y seis de bronce cosechadas desde 1984.

El 10.61 de Thompson-Herah, que estuvo a punto de perderse los Juegos por una lesión en el tendón de Aquiles, pasaba a ser récord olímpico e igualaba la segunda mejor marca de todos los tiempos, mientras Fraser-Pryce se convertía en la primera de la historia que ganaba cuatro medallas olímpicas en los 100 metros lisos (oro en 2008 y 2012, bronce en 2016 y plata en 2021).

Con esto, también es la tercera vez que Jamaica pinta de verde, amarillo y negro un podio completo en Juegos Olímpicos, porque en Londres 2012 ya lo hicieron Usain Bolt, Yohan Blake y Warren Weir en los 200 metros.

Por su parte, en la rama varonil, el italiano Lamont Marcell Jacobs se convirtió en el primer europeo campeón olímpico en los 100 metros desde 1992.

En aquel año lo logró el británico Linford Christie. Antes de ellos, solo otros cuatro europeos lo habían conseguido: los también británicos Allan Wells (1980) y Harold Abrahams (1924), así como el soviético Valery Borzov (1972) y el alemán Armin Hary (1960).

Este título de los 100 metros pertenecía desde 2008 al jamaicano Usain Bolt, pero ahora, con la propiedad de Jacobs, también llegó  un récord europeo de 9.80 segundos para completar un extraordinario día para su país, luego de que su compañero de equipo, Gianmarco Tamberi, compartiera el título masculino de salto de altura.

"No sé, es un sueño, un sueño, es fantástico", dijo Jacobs, quien tiene una madre italiana y un padre afroamericano y nació en El Paso, Texas, donde pasó sus primeros 18 meses.

“Quizás mañana pueda imaginarme lo que están diciendo, pero hoy es increíble. Era el sueño de mi infancia ganar unos Juegos Olímpicos y, obviamente, un sueño puede convertirse en algo diferente, pero correr esta final y ganarla es un sueño hecho realidad".

Gracias a los logros de Jacobs y Tamberi, Italia ascendió al Top 10 del medallero olímpico hasta la jornada del domingo, sumando cuatro oros y un total de 27 medallas (ocho platas y 15 bronces).

deportes@eleconomista.mx