La máxima cantidad que pueden obtener en premios los hombres y mujeres en una Copa del mundo tiene 14,429 dólares de diferencia.

De acuerdo con una investigación realizada por The Guardian en la que tuvieron acceso a conocer la cifra de los bonos económicos que obtienen las selecciones femenil y masculina de futbol de Estados Unidos, se reveló que en una participación en el Mundial el equipo varonil gana 1.1 millones de dólares; mientras que las mujeres a lo máximo que aspiran son: 200,000 dólares.

Mark Parker, CEO de Nike, dio a conocer que en una sola temporada el jersey de la Selección femenil de Estados Unidos fue más vendido que el de hombres.

El desarrollo deportivo de las selecciones varonil y femenil de Estados Unidos ha sido históricamente muy contrastante. El equipo femenil ha obtenido tres campeonatos mundiales y está clasificado a la final contra Holanda, mientras que del equipo masculino su mejor participación en un Mundial fue llegar a cuartos de final en Corea-Japón 2002.

Y fuera de Estados Unidos, la audiencia del Mundial ha registrado números al alza. En el partido entre Francia y Brasil de octavos de final, 35.2 millones de personas observaron el encuentro en Brasil. Cifra que superó el récord establecido en la final del Mundial de Canadá 2015 que fue visto por 25.4 millones de personas.

La BBC, televisora con los derechos del torneo en Inglaterra, informó que hasta los octavos de final del torneo llevan un registro de 22.2 millones de personas británicas que han observado el evento, mientras que en el Mundial pasado, registraron un total de 12.4 millones durante todo el torneo.

“El desarrollo se planea desde el enfoque de la industria y no del trabajo de una federación. El propio modelo de negocio involucra que el futbol varonil tenga toda una estructura montada con cobertura de medios, difusión y lo necesario para atraer a una mayor cantidad de aficionados. Y cuando piden al futbol femenil que obtenga los mismos números para recibir bonos o beneficios, no se toma en cuenta que el escenario en el que se desarrolla no es el mismo”, comenta a El Economista, Claudia Pedraza, doctora en ciencias políticas y sociales.

Una de las principales causantes de la diferencia entre el futbol masculino y femenil es la manera en que operan las federaciones con un trabajo relacionado a una empresa, como institución deportiva cuya forma de operar involucra que el resto de personas que integran sus equipos tenga acceso a la profesionalización deportiva y laboral.