“Si tienes una marca que quieres poner delante de cientos de millones de personas, yo puedo hacerlo fácilmente en televisión. Ahora, ¿me estás diciendo que tengo que encontrar un canal para lograr que un chico de 15 años vea la Fórmula 1? No sé por qué la gente quiere llegar a la llamada generación joven. Prefiero llegar a las personas de 70 años, tipos que tienen un montón de dinero”, declaró Bernie Ecclestone, quien tuvo el mando de la Fórmula 1 por más de cuatro décadas.

En el 2017, Liberty Media completó el proceso de compra de la Fórmula 1. La empresa comenzó a trabajar en atraer a nuevas audiencias a dicha categoría y ha optado por incluir cierto tipo de productos.

Comenzaron por crear en agosto del 2017 un campeonato de eSports, F1 Esports Series. El único equipo que no tiene presencia en el campeonato es Ferrari. La industria generó 905 millones de dólares en el 2018, según datos de Newzoo, firma especializada en la investigación de mercados.

La segunda edición del campeonato fue seguido por 4.4 millones de personas, quienes en su mayoría eran menores de 34 años. Dicha cifra es similar a las personas que reunió la F1 durante las 21 fechas de la temporada pasada.

La categoría anunció una asistencia total de 4,093,305 espectadores, lo cual significó un incremento de 2.7% en relación con el 2017.

“Nuestro enfoque será ampliar las oportunidades para la próxima generación de fanáticos del deporte motor y las marcas que entienden el valor de esta audiencia”, indicó Sean Bratches, director de operaciones comerciales de Fórmula 1.

Posteriormente, la principal categoría del automovilismo ofreció a principios del 2018 el servicio F1 TV Pro, plataforma Over The Top. Los directivos de la principal categoría de automovilismo estimaron que de una base de 500 millones de aficionados serían aproximadamente 1 millón de personas las que se suscribirán a dicho servicio.

La categoría proyectó que les generaría ingresos por 100 millones de dólares anuales. Cabe señalar que la anualidad por dicho servicio hace un año era de 100 dólares. Es un servicio que está disponible en al menos 60 naciones.

Los directivos buscaron hacer más accesible la categoría y no sólo limitarlo a poderla seguir en la televisión; la audiencia que registró el año pasado fue de 490.2 millones de televidentes.

Por ejemplo, han renovado su convenio con la plataforma DAZN en el caso de Japón.

Previo a la primera fecha de la presente temporada, Gran Premio de Australia, se estrenó en Netflix la serie documental Formula 1: Drive to Survive. La plataforma cuenta con 139.2 millones de suscriptores en el mundo.

“La F1 es un deporte global que estamos reposicionando activamente de una empresa de automovilismo a una marca de medios y entretenimiento”, acotó Sean Bratches. (Con información de Yesme Cortés)