Un nuevo escándalo por supuesto dopaje señala al deporte ruso. Según el diario The Mail on Sunday dio a conocer pruebas encubiertas por la FIFA de casos positivos, 18 meses antes de que iniciara la Copa del mundo. Horas después de darse a conocer la noticia, la misma FIFA salió a desmentir la versión.

Dicha información revela detalles que dan a conocer cómo el Ministerio de Deportes de Rusia cubrió muestras de dopaje positivo de Ruslan Kambolov, quien no aprobó una prueba de dexametasona en el 2015; hasta el mes pasado, este elemento estuvo en el equipo ruso para la Copa del mundo.

El jugador ni siquiera niega haber dado positivo; no obstante, se rumora que su muestra contaminada fue intercambiada por la inteligencia rusa por la de otro deportista, la cual estaba evidentemente limpia.

Éste sólo es uno de los más de 30 casos encubiertos por consumo de sustancias prohibidas, los cuales están documentados; por lo menos 23 de ellos involucran a la selección de Rusia del 2014. Asimismo, esta información ha puesto en duda el gran arranque de Mundial que ha tenido la escuadra anfitriona.

En este sentido, antes de que iniciara el torneo, la FIFA anunció que no existían pruebas suficientes para enjuiciar a cualquiera de los 23 futbolistas rusos por violaciones de dopaje.