No es una sorpresa que México haya mostrado madurez, calma y definición ante una potencia mundial durante su debut olímpico. El Tri superó el primer partido por un abultado 4-1 sobre Francia que lo coloca como el mejor equipo de la jornada 1 (Brasil ganó 4-2, España empató a ceros y Argentina perdió) y esto se consumó con la experiencia de sus juveniles, que asombró incluso a la prensa internacional.

Los ‘niños’ mexicanos son los más experimentados en el futbol olímpico de Tokio. De los 16 países participantes, el Tri es el que tiene la mayor cantidad de partidos jugados en categoría mayor entre sus jóvenes nacidos de 1997 en adelante, con un total de 140. Esto supera a España con 93, al anfitrión, Japón, con 86, mientras que Francia, su primer rival, no suma ni un solo juego.

“Evidentemente hay una muy buena camada de futbolistas mexicanos sub 23 (o nacidos en 1997), muchos de los cuales están formando parte del presente de la selección mayor y seguirán formando parte del futuro”, destacó Gerardo Martino, entrenador del Tri absoluto, a El Economista.

Martino es uno de los principales motores para que los jóvenes mexicanos sean los más experimentados en Tokio, ya que los 19 integrantes del plantel (son 22 en total contando a los tres refuerzos mayores) han formado parte de sus convocatorias al menos una vez.

El 68% de los futbolistas de 24 años o menos convocados por Jaime Lozano ha jugado al menos un partido con la selección mayor. Los que más suman son Uriel Antuna (Chivas) y Roberto Alvarado (Cruz Azul) con 21, seguidos de Carlos Rodríguez (Monterrey) con 20, Jorge Sánchez (América) con 15, así como Diego Lainez (Betis) y César Montes (Monterrey) con 14; de hecho, este último ha sido parte del Tri mayor desde 2017, cuando lo llevó Juan Carlos Osorio.

La experiencia de este Tri se revalidó en su primer partido en Tokio, goleando a Francia con anotaciones de juveniles: Alexis Vega, Sebastián Córdova, Uriel Antuna y Eduardo Aguirre, siendo este último el único de los cuatro que no ha debutado con la mayor.

México hizo ocho disparos al arco por cinco de Francia y generó sus cuatro goles durante el segundo tiempo; la media cancha fue dominada por el triángulo entre Luis Romo (líder en balones recuperados, con nueve), Córdova y Rodríguez. Este último, es destacado por el entrenador Lozano gracias al control que curtió en un año jugando para el Toledo, en España.

Pero no solo el mediocampista de Rayados brilló, sino también Diego Lainez, actual extremo del Betis español y Uriel Antuna, ex jugador del Groningen de Países Bajos y que pasó también por las filas del Manchester City inglés. Junto al refuerzo Guillermo Ochoa, quien militó ocho años en el Viejo Continente entre Francia, España y Bélgica, son los que aderezan a la plantilla mexicana olímpica.

¿Qué diferencia marcan los jugadores con experiencia europea en este plantel?

“La diferencia está en el mejor futbol del mundo, en Europa. El entrenamiento es importantísimo para mejorar: mientras estés más rodeado de gente profesional y capaz, obviamente tu nivel va a desarrollarse en todos los aspectos. Tratamos de sacarle mayor provecho a ellos, que los demás se contagien sobre todo de su experiencia; tratamos de que ellos lleven más el peso del equipo y que todos los demás podamos acompañarlos”, respondió Jaime Lozano, entrenador del Tri olímpico, a este diario.

En contraparte, de los 19 futbolistas menores que llevó Francia al torneo olímpico, ninguno suma un solo partido con su selección absoluta; de los otros rivales de México en la fase de grupos, Sudáfrica suma 51 juegos y Japón 86, lejos de los 140 de los jóvenes tricolores.

No obstante, los japoneses también cuentan con juveniles con experiencia europea como Takefusa Kubo, que pertenece al Real Madrid y juega cedido en el Getafe, así como el defensa Takehiro Tomiyasu, del Bologna italiano, y el atacante Ritsu Doan, del PSV neerlandés.

De los otros grupos, España destaca como el segundo plantel con más experiencia mayor entre sus juveniles con 93 juegos gracias al aporte de elementos como Pedri, Dani Olmo y Mikel Oyarzábal, quienes acaban de ser semifinalistas de la Eurocopa con el cuadro absoluto. Es por eso que Jaime Lozano coloca a estos países como los favoritos en Tokio.

“A Japón le han prestado todo, tiene todos los jugadores disponibles tanto de la mayor como sub 24 y después está España con muchos que jugaron la Euro. Son las selecciones más fuertes en cuanto a nombres. Nosotros (México) no somos favoritos, me parece que son Japón, por la localía, España por los jugadores de la Euro y los de siempre: Brasil, Argentina y Alemania. Nosotros, junto a Francia, estaremos detrás de todos ellos”.

Por lo pronto, el debut de México ha superado a todos estos países con sus cuatro goles a favor y uno en contra. Además, bajo la dirección de Lozano, la categoría olímpica suma un invicto de 22 partidos, mientras que esta fue la cuarta ocasión que el Tri comienza con una victoria en Juegos Olímpicos, pero la primera desde Atlanta 1996 (las otras fueron en México 1968 y Múnich 1972).

Academias y liderazgo en Liga MX, el soporte del Tri olímpico

Todas las selecciones participantes en Tokio registraron a un total de 22 jugadores, de los cuales tres podían ser mayores de 24 años. De los 16 equipos, Arabia Saudita es la única que tiene el 100% de sus seleccionados jugando en su país, mientras que México, Egipto y Alemania solo tienen a un representante en el extranjero.

Este es el caso de Diego Lainez, del Betis. El resto (incluyendo a los tres refuerzos) se divide en cuatro representantes de América y cuatro de Chivas; tres de Cruz Azul; dos de Monterrey y dos de Juárez, así como uno de Pachuca, Santos, Necaxa, Atlas, Pumas y Xolos.

No obstante, la generación 2021 acumula más experiencia que las de Río 2016 y Londres 2012, ya que 11 de los 22 jugadores ya saben lo que es ser campeones de liga, mientras que en Río eran ocho y en Londres solo cinco.

Entre los campeones juveniles se encuentran Roberto Alvarado y Sebastián Jurado, que lo acaban de ser con Cruz Azul, aunque no son canteranos de La Máquina. Los que sí han levantado el trofeo con su club ‘natal’ son César Montes, Carlos Rodríguez y Johan Vásquez con Rayados, así como Diego Lainez con el América y Jesús Angulo con Santos Laguna.

Otra de las canteras destacadas en los últimos tres ciclos olímpicos es la de Pachuca, que aunque ahora solo aporta al canterano Joaquín Esquivel, en 2016 aportó a Hirving Lozano, Érick Gutiérrez, Rodolfo Pizarro, Marco Bueno y Víctor Guzmán, mientras que en 2012 aportó a Héctor Herrera. En la actualidad, además surte a Kevin Álvarez y Érick Sánchez al Tri mayor en la Copa Oro.

“Las básicas siempre son una solución para casi todo. Sube el dólar, apostamos por las básicas; hay más extranjeros, apostamos por las básicas; cambios de reglamento, la 10-8, la 9-9 (mexicanos-extranjeros), apostamos por las básicas”, dijo a este diario en 2017, Marco Garcés, director deportivo de los Tuzos.

Pero para el entrenador absoluto, Gerardo Martino, el trabajo de las academias mexicanas tiene que mantenerse más allá de Tokio: “Tampoco creo que haya que ser tan contundentes respecto al trabajo de fuerzas básicas por una camada de futbolistas, esto tiene que ser algo que se pueda seguir proyectando en el tiempo y que tenga la misma capacidad de futbolistas que se tiene en la actualidad”, comentó a El Economista.

Varios de la camada olímpica fueron líderes de estadísticas del torneo Guardianes 2021. A sus 22 años, el defensa Johan Vázquez, de Pumas, fue líder en el mano a mano defensivo por encima de centrales más experimentados en la liga, mientras que Joaquín Esquivel (Juárez FC) tuvo el segundo mejor porcentaje en precisión de pases, superando a contenciones de jerarquía como Guido Pizarro o Pedro Aquino.

fredi.figueroa@eleconomista.mx