Caeleb Dressel llegó a Tokio 2020 con la etiqueta de ser el sucesor de Michael Phelps y, tras arduos días de competencia, logró entrar en la historia de los Juegos Olímpicos al igual que el multicampeón retirado.

Dressel ganó cinco medallas de oro en total (tres individuales y dos en equipo) que lo colocaron en la historia olímpica como uno de los cinco nadadores con al menos una quintenta de medallas en una misma edición, al igual que Mark Spitz (siete oros en Múnich 1972), Kristin Otto (seis en Seúl 1988), Matt Biondi (cinco también en 1988) y el descomunal Phelps (seis en 2004, ocho en 2008 y cinco en 2016).

“Estoy muy feliz, esto es fantástico. Es un momento muy especial. Estoy muy orgulloso de mí mismo”, mencionó Dressel tras ganar los 100 metros libres. Tras su segunda participación olímpica, suma seis oros, el primero junto a Phelps en los 4x100 estilo libre de Río 2016.

Ya en las aguas japonesas, Dressel se coronó en 100 metros estilo libre, 100 metros estilo mariposa y 50 metros estilo libre, mientras que en equipo ganó en los relevos de 4x100 estilo libre y 4x100 de estilos combinados; solamente falló en los 4x100 mixtos, en los que Estados Unidos terminó en quinto lugar.

Por si fuera poco, Dressel sumó impuso cuatro récords en Tokio: el 29 de julio, un récord olímpico de 47.02 en la final de 100 metros estilo libre, el 31 de julio el récord olímpico y mundial de 49.45 en la final de 100 metros mariposa y se despidió el 1 de agosto con un récord olímpico de 21.07 en la final de 50 metros estilo libre.

Tras la final de 100 metros estilo libre, Caeleb recibió unos audífonos de parte del Comité Olímpico Internacional (COI) para ponerse en contacto con su familia, rompiendo en lágrimas y mostrando su lado humano.

Hasta la jornada del 1 de agosto, Dressel colaboró en el 25% de las medallas de oro de Estados Unidos en Tokio 2020, pues hasta dicha fecha su país sumaba 20, más 23 platas y 16 bronces que lo colocan como el que más medallas totales ha ganado, aunque China lo supera en preseas áureas (24).

El nadador oriundo de Florida cumplirá 25 años el 16 de agosto, por lo que llegaría con 27 a París 2024 y seguiría extendiendo su legado. La natación es el segundo deporte en el que más preseas olímpicas ha obtenido Estados Unidos, con 553 hasta Río 2016, solo detrás de las 802 que le ha dejado el atletismo hasta ese mismo año.

deportes@eleconomista.mx