El ex seleccionador de Francia, Raymond Domenech, justificó el hecho de no dar la mano a Carlos Alberto Parreira en el partido contra Sudáfrica del Mundial porque hubiera sido "hipócrita", reveló este sábado el Parlamento francés, donde el técnico declaró el pasado miércoles.

Domenech no quiso saludar al técnico brasileño de la selección sudafricana en el partido que disputaron ambos equipos (derrota gala por 2-1) en la fase de grupos del Mundial.

"Hubiera sido hipócrita, como todos los que se insultan y continúan sentándose en la misma mesa para cenar. Mi reacción quizás no fue muy elegante pero defendía unos valores, los míos y los de la selección", dijo el ex técnico, al que sustituirá Laurent Blanc, hasta ahora entrenador del Burdeos.

Domenech estaba molesto por las declaraciones de Parreira, que consideraba que Francia no tenía que estar en el Mundial por la polémica mano de Thierry Henry que permitió su clasificación, un gestó que calificó de "vergüenza para el futbol".

El seleccionador y Jean-Pierre Escalettes, presidente dimisionario de la federación de futbol, declararon el miércoles ante una comisión parlamentaria para explicar el fracaso y los escándalos de la participación de Francia en el Mundial, marcada por los insultos de Nicolas Anelka y una huelga de jugadores.