La historia depende de quien la cuenta. Los 275 atletas que compitieron por México en los Juegos Olímpicos del 68 tenían por ley la atención del gobierno, pero por experiencia, hay quienes cuentan que el apoyo económico nunca llegó.

El gobierno de México otorgó un presupuesto de 31 millones de pesos (valor actual) al Comité Olímpico Mexicano, de acuerdo al diario de la Cámara de Diputados del 15 de diciembre de 1967. El dinero era direccionado a la preparación de los atletas y las federaciones. De la tajada en pesos actuales del 2018, en promedio, un atleta mexicano de 1968 recibía 20,016 pesos al año en teoría.

¿Qué tanto se conocía sobre estos recursos entre los atletas olímpicos mexicanos?

Rogelia Romo, compitió por México en el equipo de voleibol de sala. Su suerte en el deporte en escala olímpica fue resultado de sacrificios, como dejar la escuela normal por entrenar, por viajar y vivir la etapa de fogueo, giras internacionales que las competencias le permitieron experimentar.

A 50 años del evento olímpico y 75 de su edad, recuerda:

“Nos daban una ayuda económica pequeña, nos daban 200 pesos, pero teníamos comida, nos daban todo, desde los uniformes, viajes, ropa de vestir, de presentación y de juego. Los 200 me los empezaron a dar desde 1967, pero no siempre, la economía no era tan espléndida pero había lo necesario y nosotros no exigimos dinero porque el voleibol nos gustaba. Pero económicamente no nos daban un sueldo, era una ayuda”.

Es decir, cada atleta que en promedio recibía 200 pesos mensuales se llevaba 2,400 pesos al año (20,016 pesos del 2018)

“No había marcas en nuestros uniformes, era México y el número, quiero pensar que estaba prohibido tener patrocinios, porque no veía a ningún atleta con patrocinios en la camiseta”.

•••

María del Pilar Roldan Tapia negó que se daban 200 pesos. Cuenta que durante el tiempo que entrenaba para los Olímpicos de Roma 60 y México 68, no tuvo sustento económico más que el de su marido, además de que a los 28 años que compitió por México, tenía ya dos hijos y no trabajaba.

“A mi nunca me dieron un centavo. No existían los patrocinios, al menos en mi deporte.

Hoy se ve más apoyo, torneos, esgrimistas”

-¿Por qué los atletas no exigían apoyo del gobierno?

“No daban nada, te decían no hay dinero y ya”, responde Roldan, medallista de plata en la modalidad florete. Desde entonces (1968) no ha existido otra mexicana en el podio olímpico en esta especialidad.

Por otro lado, Antonio Roldan Reyna, alzando la voz, con tono golpeado y molesto dice:

“Yo no tuve ningún apoyo, no se compara con todo lo que tienen ahora los atletas. Yo empecé sólo, año con año, el box no es como los otros deportes, como el taekwondo, que pierden y siguen compitiendo, en el boxeo se pierde y te eliminan. A mi nadie me ganó”.

Y sí, nadie le ganó...

Le dio a México la medalla de oro en la división peso pluma, el único mexicano ahora con ese título olímpico.

Hoy tiene 70 años y aclara que su agradecimiento no es al gobierno, si no a los amigos, familia que hicieron posible que se dedicara al box, porque como María del Pilar, tampoco recibió los 200 pesos.

“No existían los patrocinios, no como ahora que cualquier deportista trae carro de último modelo, a ellos sí les dan su dinero bien. En esa etapa se le apoyaba más a otras disciplinas, el box siempre ha sido “el patito feo”.

¿Cuál era su principal presión?

“La presión... el problema del 68, yo vivía a una cuadra de Tlatelolco donde sucedió la matanza. Un viernes mi madre me dijo que me regresara al Comité a entrenar por que había muchos problemas, estaban los soldados en las calles. Pero los 200 pesos son una mentira”.

[email protected]