España se enfrenta el viernes a Chile en un partido vital del que depende su pase a los octavos de final del Mundial de Sudáfrica, defendiéndose de las dudas sobre su forma de jugar y de las comparaciones con el pasado.

"No creo que haya una gran diferencia, puede haber percepciones, pero no nos hemos separado mucho del pasado", afirmó el seleccionador Vicente del Bosque, en el ojo del huracán desde la inesperada derrota 1-0 contra Suiza que ha hecho que se escrute con lupa las elecciones tácticas del técnico español.

El error de Sergio Busquets que propició el tanto helvético le convirtieron en el blanco de las críticas, alguna proveniente del anterior seleccionador Luis Aragonés, que acusaron al equipo español de jugar con dos medioscentros, Busquets y Xabi Alonso, demasiado defensivos, en lugar de utilizar uno solo.

"Son dos medios que crean juego, que son los primeros jugadores que empiezan a crear el juego y es muy importante esa zona para crear", explicó el seleccionador español, quien recuerda que Busquets "es de los primeros que empieza a jugar al futbol y cuando él está bien, el futbol se hace más fluido".

"Y ya no digamos de Xabi Alonso, que por su forma de ser, también refuerza nuestro sistema defensivo, se incorpora al mediocampo como constructor, también tiene disparo a gol, se aproxima dentro del área, así que esa etiqueta de jugadores defensivos no la veo", insistió el técnico español.

Ni siquiera la victoria 2-0 ante Honduras, en la que Del Bosque volvió a utilizar el mismo doble pivote e hizo un mayor uso de la banda con la entrada de Jesús Navas sirvió para acallar las críticas sobre el uso de la pareja Busquets-Xabi.

Algunas voces habían pedido antes del encuentro la retirada de Busquets para dejar en su lugar a Cesc Fábregas, un centrocampista de vocación más ofensiva, dejando la tarea de jugar por delante de la defensa a Xabi Alonso.

"Si tengo que apoyarme en algo no tengo más que irme a los datos y por los datos que veo por ahí en los periódicos y que FIFA da, nuestra selección se aproxima bastante a lo que era el pasado", afirmó el técnico español.