En una camioneta de carga, adaptada con una plataforma de exhibición, viajaba el plantel de los Coyotes de Tlaxcala, los campeones del Apertura 2016 de la Segunda División Liga Premier.

No hay mucho glamour en el desfile para festejar el título, unas pantallas en los costados del vehículo son el único distintivo de que ahí viaja el mejor equipo de la categoría y, en dicho conjunto, se encuentra el futbolista mexicano más joven en debutar en Primera División, Víctor Mañón.

Diego Lainez es la nueva sensación de América, el futbolista de 16 años y ocho meses se encuentra entre los 11 jugadores más precoces en debutar en Primera División, aunque en el historial del futbol mexicano llegar al Máximo Circuito primero no es sinónimo de permanecer en la categoría.

Si tuviste la fuerza de voluntad para comenzar, ya estás preparado para el éxito. Lo demás es trabajar con constancia y disciplina , se puede leer en el timeline de Víctor Mañón, quien jugó sus primeros tres minutos con Pachuca a los 15 años y siete meses y, desde entonces, sólo acumula 1,179 minutos en Primera División, después de casi 10 años de aquel evento.

De los 11 jugadores que debutaron en la Liga MX antes de cumplir 17 años, Eduardo Rergis, jugador ya retirado, y César Ibáñez, defensa de Santos, son los que más participación acumularon en el máximo circuito. En el caso del defensa de los Guerreros todavía está activo.

Los técnicos y directiva no les daban tanta confianza a los jóvenes, a la gente de fuerzas básicas que ya habían cumplido el proceso; querían resultados inmediatos , expresó hace unos años Víctor Mañón, cuando jugó cedido a Veracruz pero, tras no tener consistencia, salió en préstamo a Celaya y por último a Coyotes de Tlaxcala, en la Segunda División.

Misma situación vive Martín Galván, quien a los 15 años y ocho meses debutó con Cruz Azul, disputó 21 minutos en aquel partido ante Indios de Ciudad Juárez, y posteriormente, 24 minutos ante Jaguares de Chiapas, en las últimas dos jornadas del Apertura 2008 y así se puede resumir toda su participación en la Liga LX. Ahora se desempeña con Pioneros de Cancún, en la Segunda División.

Tanto Galván como Mañón, no pudieron consolidarse en Primera División, por lo que su cotización en el mercado de valores del futbol internacional no se ha actualizado en los últimos años, en el caso de Martín desde el 2011, cuando Transfermarkt le daba un valor de 300,000 dólares, mientras que para Víctor desde el 2014 no tiene una variación en su cotización, ubicada en 500,000 dólares.

La continuidad en la cancha fue imposible hasta para un excampeón infantil mexicano, Ever Guzmán, o el balón de oro del Mundial infantil Sub-17 del 2011, Julio Gómez, el niño que con la cabeza vendada remató de chilena un centro y anotó el gol que mandó a México a la final del torneo.

La momia, como después se conoció a Julio, actualmente juega para Coras de Tepic, en Liga de Ascenso, luego de no mantenerse en clubes como Pachuca, Chivas, Jaguares, en Liga MX, y Cafetaleros y Correcaminos en Ascenso.

Desde que Julio debutó a los 16 años y cinco meses, sólo acumula 465 minutos en Primera División; en tanto, Ever pasó de promesa de Monarcas Morelia a cambiar en varias ocasiones de equipo en el Liga de Ascenso.

Ian Torres y Diego Lainez son los últimos jugadores en debutar en la Liga MX con menos de 17 años, son los futbolistas Millennials del futbol mexicano. Con experiencia en torneos Sub-13, Sub-15, Sub-17 y hasta Sub-20, el recorrido de ambos jugadores buscará romper con la maldición de los futbolistas precoces que debutan, pero no se consolidan.