Junto con Lionel Messi, es quizás la figura de este Mundial; pero Cristiano Ronaldo quedó a deber en su debut en Sudáfrica, ayer en el empate sin goles entre Portugal y Costa de Marfil.

Al duelo entre portugueses y marfileños lo rodeaba una gran expectativa, ya que ambos equipos cuentan con figuras de la talla de Ronaldo y Didier Drogba.

Con aire ya de obsesión, los hinchas lusos vieron un nuevo partido del astro del Real Madrid sin marcar para su país, algo que no hace desde febrero del 2009.

En tanto, Drogba había recibido la habilitación para jugar con un protector en el brazo por una fractura que padeció hace unos días, pero el delantero marfileño ingresó en el segundo tiempo y apenas pudo tocar el balón.

Por su parte, el portugués Ronaldo no se destacó más allá de algunos amagues y de un tiro libre con su marca registrada a los 11 minutos que pegó en el travesaño.

El próximo rival de Costa de Marfil es Brasil, el domingo; mientras que Portugal se medirá con Corea del Norte, el lunes.