Nelspruit, Sudáfrica.- La selección de futbol de Costa de Marfil debe golear a Corea del Norte para tener alguna posibilidad de alcanzar la segunda ronda del mundial de Sudáfrica, aunque su entrenador, Sven-Goran Eriksson, advirtió que su equipo no sólo atacaría.

Costa de Marfil, que intentará sumarse a Ghana como únicos representantes del continente africano, deberá convertir nueve goles para tener alguna esperanza de clasificación.

"Vamos a tratar de atacar, eso es cierto", dijo Eriksson a periodistas en la víspera de su último partido por la fase de grupos.

"No se puede sólo salir a atacar con todo porque Corea del Norte (...) te castigarían si haces eso", agregó.

El entrenador sueco dijo que el delantero Didier Drogba volvería a ser titular en el equipo aunque intentaría con algunas nuevas caras y seguirá de cerca el encuentro entre Portugal y Brasil, en el que es probablemente el grupo más difícil del torneo.

Tras un empate sin goles con Portugal y una derrota 3-1 frente Brasil, favorito para ganar el Grupo G, los jugadores de Costa de Marfil vieron horrorizados como Portugal apabulló por 7-0 a Corea del Norte, destrozando las esperanzas de los africanos por la diferencia de gol.

Además de tener que convertir nueve goles para recuperar su diferencia de gol Costa de Marfil necesitará que el clasificado Brasil le gane a Portugal, pero Eriksson dijo que no presionará a su equipo.

"No se puede ir y decir a los jugadores que salgan a anotar, bien, (los) ocho o nueve que debemos anotar si Brasil gana 1-0, porque eso no es realista", afirmó.

Eriksson agregó que pondría en la nómina titular a Drogba, jugador africano del año, ya que era esencial en el ataque, pero destacó que los africanos también deberían tomar recaudos en la defensa frente al cuadro asiático.

"Vamos a hacer algunos cambios en el equipo, no va a haber una revolución porque no es necesario (...) pero le voy a dar la oportunidad a un par de otros jugadores desde el comienzo", expresó.

Eriksson dijo que había viajado recientemente a Corea del Norte para aconsejar a su actual entrenador Kim Jong-hun y a otros dirigentes de futbol, algo que podría lamentar el viernes.

"Es raro que mañana ellos sean los rivales", dijo riendo.

BVC