Morelia.- Corea y Holanda igualaron 1-1 y le dejaron abierta la puerta a México para amarrar su pase a los octavos de final más tarde ante Congo en el Mundial Sub 17. Si bien ambos equipos sumaron su primer punto en el certamen, tendrán que llegar a la última jornada de la fase de Grupos a buscar su boleto a la siguiente ronda; los asiáticos lo harán ante Congo, mientras que los campeones de Europa contra los anfitriones.

Luego de 45 minutos de tedio, en los que solo hubo dos avisos holandeses a segundos de que llegara el descanso, muy temprano en el complemento, el capitán de Corea del Norte aprovechó un resbalón de un defensor holandés para abrir el marcador.

Justo al 48’, el último hombre de la Naranja Mecánica se patinó, cuando iba a despejar una pelota, dejándosela de frente al marco a Kang Nam Gwon, quien sin pensarlo la prendió con la zurda, sacando un fogonazo a primer palo, para luego salir trotando y festejar con sus compañeros, simulando un tiroteo, haciendo caer a cada uno de ellos al césped.

De ahí en adelante los europeos buscaron rescatar el marcador, pero se toparon con el arquero An Kang Chol, arquero asiático que se vistió de héroe al desviar un disparo de Kyle Ebecilio, guardameta que se vio superado en una sola acción, en la que su defensa dejó pasar un largo servicio que terminó aprovechando Danzell Gravenberch.

El delantero holandés tomó una pelota que recorrió 80 metros, y que los defensores no supieron despejar, para luego quitarse al arquero, y disparar a las redes, sin ángulo, consiguiendo la igualada que dejó con respiración artificial a su equipo que el viernes estará obligado de vencer a los mexicanos.

Corea y Holanda se dividieron errores graves en su accionar, y al final tuvieron que repartirse un punto cada uno, dejando en el aire una hipotética clasificación.