Yon de Luisa y Arturo Brizio parecían tener todas las respuestas. Nunca titubearon, tenían la voz firme y se mantuvieron diplomáticos ante las múltiples preguntas de los medios de comunicación sobre las pruebas del Video Assistant Referee (VAR, por su sigla en inglés).

El presidente de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), el titular de la Comisión de Arbitraje y el resto de los directivos ahí presentes tenían un guión elaborado que incluía una apertura poco habitual a la sesión de preguntas de la prensa, siempre y cuando no se les preguntara sobre los costos del VAR..

“No puedo decir cuánto costó. Lo que sí puedo informarles es que los clubes serán los que solventarán los gastos del VAR, así como lo hacen con los sueldos del arbitraje”, dijo Yon de Luisa.

La votación en la que se aprobó que los costos de este sistema los absorbieran los clubes, según el titular de la FMF, fue unánime. Los 16 propietarios de los equipos mexicanos votaron a favor de la propuesta.

Pero, si las imágenes se las darán las televisoras para que utilicen el VAR, ¿la FMF pagará por este servicio?

-“No. Las imágenes nos las darán las televisoras únicamente durante los partidos, para que podamos utilizar el VAR. Después del juego y para cualquier otro uso, las imágenes son propiedad de las cadenas de televisión que tengan contrato de exclusividad con los clubes”, respondió Yon de Luisa.

El presidente de la FMF agregó que el organismo que preside tampoco solventará los sueldos de los técnicos y operadoras de las televisoras.

Esos gastos, mencionó, los pagarán las mismas cadenas de televisión, “como siempre lo han hecho”.

“Por favor, un reportero que se siente en esta silla”, pide uno de los árbitros que opera el VAR, quien vigila un partido de la Selección Mexicana Sub 15 para explicar a los medios de comunicación cómo funciona el sistema.

El VAR en el futbol mexicano estará, salvo en el estadio Caliente de Tijuana, ubicado en la parte posterior de una camioneta adaptada por la cadena española Media Pro. Dentro de ésta estarán:

-Dos árbitros VAR.

-Un operador del sistema.

-16 monitores que captan una imagen de diferente ángulo cada una.

-Una consola que coordina las cámaras y la comunicación entre los silbantes del VAR y el árbitro central.

Dentro de la camioneta, los árbitros del VAR explican que tienen un monitor que transmite el juego en tiempo real. El resto de los monitores tiene un retraso de tres segundos, para que les dé oportunidades de verificar las acciones. Los silbantes que estén ahí pueden pedirle al operador que repita una imagen en cámara lenta o que amplíe la misma tantas veces como sea necesario.

“Una vez que tengamos una buena imagen nos comunicamos con el árbitro central y le decimos que revise la acción que elegimos”, explican los árbitros VAR.

Este proceso se desarrolla en segundos y exige que los árbitros del VAR y el operador estén concentrados en el juego. Una distracción produciría que un error grave de arbitraje se pasara por alto y, por consiguiente, que no se aproveche el sistema.

Brizio señala que los árbitros VAR no pueden ordenar o aconsejar al árbitro central para que tome una decisión. Se tienen que limitar a brindarle la mejor imagen y ángulo de la jugada.

“El árbitro central es el único que puede decidir si se mantiene o cambia la marcación. Si no hay una imagen clara, está en toda la libertad de mantener la decisión que dio en un principio”, dice el titular de la Comisión de Arbitraje,

-¿Cuáles son las dudas que presentaron los árbitros sobre el VAR?

-Ninguna. El tema recurrente con ellos es que este sistema debe ser un aliado y que su objetivo es eliminar graves fallas arbitrales, de ésas que marcan negativamente una carrera de un silbante, jugador y entrenador, responde Brizio. A veces les digo: si en mis tiempos hubiera existido este sistema, muchas de las grandes fallas que tuve las hubiera corregido.