Sergio Pérez no sólo regresó la representación mexicana a la Formula 1 después de 29 años, sino que de la mano de Red Bull realza su nombre. El alcanzar el podio es cada vez una tarea más factible, como lo demostró con su tercer puesto en el Gran Premio de Francia este fin de semana. Sus números demuestran, que está cerca de convertirse en el mejor mexicano en la Gran Carpa.

Hasta el momento, con su victoria en 2020 en Sakhir y la del 2021 en Bakú, se encuentra empatado con Pedro Rodríguez en la mayor cantidad de victorias en la F1. Sin embargo, el mayor de los hermanos Rodríguez disputó 54 Grandes Premios, donde acumuló siete podios y una vuelta rápida. Pérez, quien tiene una trayectoria de 10 años en la fórmula uno, cuenta con 198 carreras en las que ha conseguido 12 podios y cuatro vueltas rápidas. Su unión con Red Bull le permitió incrementar sus posibilidades de podios con un auto más competitivo.

El domingo en el GP de Francia, el mexicano se colocó cuarto en la parrilla de salida, esta es la mejor calificación de Checo Pérez en el Circuito Paul Ricard, y escaló una posición para entrar tercero en el podio. Con este resultado, el tapatío también se mantiene en la tercera posición en el campeonato de pilotos. Hasta el momento, su mejor resultado al término de un mundial fue el cuarto lugar en 2020.

También significó la primera ocasión que Pérez sube al podio de manera consecutiva y, a falta de 16 carreras, se encuentra a uno de igualar su mejor registro en F1, ya que en 2012 logró tres podios con Sauber.

Esta temporada las actuaciones de Checo son clave para lograr separar en puntos a Red Bull de Mercedes. Al relegar al cuarto sitio a Valtteri Bottas en el GP de Francia, el margen entre equipos se amplió de 26 a 37 puntos, mientras que el rebase que le permitió a Max Verstappen en la vuelta 36 para sobrepasar a Bottas y luego a Hamilton, incrementa la ventaja de su compañero en el mundial de pilotos.

De esta forma Sergio Pérez también es clave en la lucha de Red Bull  por la conquista de ambos títulos, equipo que se ha quedado a la sombra de Mercedes los últimos siete años, respondiendo al respaldo de Christian Horner, Jefe del equipo.

El tener a Checo ahí arriba también, aprovechando el ritmo que trae de Bakú (carrera que ganó hace 15 días), significa una gran actuación para el equipo”, externó Horner para Sky Sports F1 tras la clasificación del mexicano en cuarto lugar al GP de Francia.

Checo también mostró su compromiso desde la pretemporada, de acuerdo a declaraciones de José Canales, su preparador físico, a ESPN, Checo solicitó redoblar esfuerzos en la nueva etapa en su carrera.

“Ahora que cambian un poco las cosas pidió apretar más y hacemos lo mejor posible para aprovechar la oportunidad. Hacemos dos sesiones. La intención es que llegue a la mejor forma física para empezar la temporada”.

Logro. Red Bull se encuentra mejor posicionado tanto en el campeonato de pilotos como en el de constructores. Foto: Reuters

Red Bull, cuando el dinero no define resultados

Si algo ha ayudado a Mercedes-Benz y a Lewis Hamilton a ser dominantes en el circuito de la Formula 1 ha sido la inversión del equipo, dispuesto a gastar más que la competencia. De acuerdo a reportes de Forbes, el equipo de propiedad alemana desembolsa unos 430 millones de dólares por año, más del doble de lo que la mayoría de los equipos de F1 pueden gastar en una temporada. En 2021, con 7 carreras disputadas, el dominio de Mercedes corre peligro.

Red Bull le está haciendo frente al gigante alemán, valuado en 1,015 millones de dólares de acuerdo al ranking de Forbes del 2019, en parte gracias al talento de Max Verstappen y el soporte de Sergio Pérez en los primeros puestos. De acuerdo a datos de Forbes, en 2017 el gigante austriaco invirtió 223.8 millones en la operación de sus dos equipos, Red Bull y Toro Rosso.

En este gran primer trimestre de Red Bull también ha influido que en 2021 se permitieron escasas modificaciones a los monoplazas, por lo que gran parte de los coches del año pasado se trasladaron a este año, incluidas piezas clave como el propio chasis, como medida de reducción de costes para ayudar a los equipos a hacer frente a la pandemia de Covid-19.

Christian Horner, director del equipo, señaló que si bien las regulaciones del 2021 le afectaron a Mercedes de cierta manera, los alemanes aún tienen un coche más rápido, la diferencia radica en que “Max está haciendo un trabajo increíble para extraer lo mejor del auto”.

Esta temporada los equipos dividen triunfos, con tres victorias de Hamilton y tres de Verstappen, sin embargo, Red Bull se encuentra mejor posicionado tanto en el campeonato de pilotos como en el de constructores: Verstappen aventaja con 12 puntos a Hamilton en el mundial de pilotos y Sergio Pérez, piloto de la escudería Austriaca, ocupa el tercer sitio momentáneo; mientras que Red Bull lleva una ventaja de 37 puntos en el campeonato de constructores.

En 2019, de acuerdo a Forbes, la escudería austriaca estaba valuada en 640 millones de dólares, poco menos de 40% por debajo del valor de Mercedes y casi la mitad del valor de Ferrari.

Red Bull, marca conocida por ser un distribuidor de bebidas energéticas, se prepara este año para también incursionar en la fabricación de unidades de poder. Desde su incursión en la F1 en 2005, ha contratado a distintos fabricantes de motores para competir, actualmente tiene como unidad de potencia a Honda. A partir de 2025 fabricará sus propios motores, otro paso para acortar la brecha en el circuito de automovilismo donde equipos como Ferrari y Mercedes construyen sus propios motores.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx