Roma. La Juventus de Turín fue multada por tercera vez esta temporada por los cantos racistas de sus seguidores contra dos jugadores del Milán durante la semifinal de la Copa de Italia.

Las autoridades deportivas italianas condenaron a la Juve a pagar 20,000 euros de multa, el doble de lo que tuvo que pagar el club en enero y octubre por la misma razón.

El martes los cantos racistas fueron dirigidos contra el ghanés Sulley Muntari y el holandés Urby Emanuelson, ambos jugadores del Milán. Los seguidores de la Juve ya habían lanzado cantos similares contra el atacante Mario Balotelli cuando jugaba con el Inter de Milán.