Marc Gené dejó de competir en el 2004 en la Fórmula 1, su labor como piloto de pruebas de Ferrari le permite seguir conduciendo un monoplaza.

Al incrementar el número de carreras en la principal categoría del automovilismo, han reducido los tests. Marc recordó que cuando comenzó a trabajar con Ferrari había seis o siete días continuos de tests y 100 vueltas por día.

“Físicamente era duro. Recuerdo tener ampollas, lesiones, eran tests francamente muy duros. Además intentábamos hacer la fiabilidad por vuelta. Creo que vivimos las mejores épocas de los probadores, porque hacíamos miles de kilómetros con los coches”, narró.

Sobre el rol que desempeña con la escudería italiana, indicó que ha podido comparar monoplazas con motores V12, V10 y V8.

Con la evolución que hay en la categoría, ¿ha incrementado la dificultad al pilotar un monoplaza?

Marc, de 45 años, explicó: “La dificultad en la conducción no ha cambiado tanto. De hecho, en los años 2003 y 2004 se tenían más ayudas electrónicas en los coches. Eran más fáciles de conducir, tenías control de tracción, tenías diferenciales activos, cambios automáticos, subía y bajaba de marcha solo. Ahora no lo tienes”.

Añadió que la telemetría era direccional: “Los ingenieros desde los boxes podían cambiar parámetros del monoplaza en tiempo real. Ahora le tienen que pedir al piloto que lo haga. Son bastante complejos. No son fáciles de conducir”.

Él compitió en la principal categoría de automovilismo (F1) con Minardi (1999 y 2000) y Williams (2003 y 2004). Su mejor resultado fue el Gran Premio de Italia en el 2003, al concluir en la quinta posición. En el Campeonato de Resistencia, ganó en junio del 2009 las 24 Horas de Le Mans, con Peugeot.

En su labor con Ferrari, también incluye ser una especie de coach para un grupo de personas que adquieren los monoplazas de Ferrari, de ediciones del 2013 y anteriores. Se encarga de enseñar a conducir y es lo que le permite manejar constantemente un monoplaza.

•••

La diferencia entre Ferrari y Mercedes en el Campeonato de Constructores, después de ocho fechas de la presente temporada, es de 140 unidades.

Ganar dicho título tiene una mayor relevancia en la escudería italiana, y el último lo obtuvieron en el 2008. Es un punto que se estipula desde el contrato, trabajar para el equipo.

Marc Gené dijo que “por desgracia la clasificación no es un espejo real de lo que ha sido la competitividad en Ferrari. Podríamos estar más cerca en ambos mundiales (pilotos y constructores), pero la realidad es lo que es. Vamos carrera a carrera.

“Ferrari tiene los recursos para poder tener un grupo de gente trabajando para el año que viene y otro grupo que está desarrollando el coche de este año”, mencionó.

En el ADN del equipo está el ganar, porque también así se lo exigen sus aficionados. Un segundo lugar no es suficiente. El equipo incluirá mejoras para el Gran Premio de Francia y para la fecha en Austria.

El inicio de la temporada no ha sido como lo esperaban. El piloto de pruebas de Ferrari comentó que uno de los puntos está en el calentamiento de neumáticos —deben tener una temperatura de 100°, si es inferior o superior pierden agarre—, los que han logrado un rendimiento óptimo en Mercedes.

“Hemos visto en dónde somos competitivos. Sabemos perfectamente en qué áreas tenemos qué mejorar (...) Optimizar aspectos de un coche no es inmediato. Es importante saber qué es lo que puedes mejorar, para ser siempre competitivos, y no sólo en algunos circuitos”, concluyó.