En el último año, el Club América se convirtió en el principal exportador de futbolistas a Europa. Con una ganancia de 50.2 millones de dólares por las ventas de Diego Lainez, Edson Álvarez, Agustín Marchesín y Mateus Uribe. Los cuatro fichajes contaron con un incremento promedio de su precio de venta de 6.7 millones mayor a la cifra con la que estaban valuados en el mercado de transferencias, según el portal Transfermarkt.

El caso en el que hubo mayor aumento respecto al monto de fichaje y valor de mercado fue Diego Lainez, quien contaba con una cifra de 1.6 millones y fue adquirido por el Real Betis por 15.6 millones de dólares.

Sin embargo, por Guido Rodríguez, nuevo fichaje del conjunto andaluz, la directiva pagó 8.9 millones de dólares, cifra menor a los 11.1 millones con los que está tasado el mediocampista argentino.

Guido pudo emular la situación de sus cuatro excompañeros, para ser transferido por una cantidad mayor a la que cuenta, tomando en consideración que, junto con Rodolfo Pizarro, José Juan Macías y Maximiliano Meza, formaba parte de los cuatro futbolistas más caros de la Liga MX, además de ser galardonado como el mejor futbolista del torneo en julio de 2019, y volverse uno de los referentes del América con 6,920 minutos en cinco torneos de liga.

“Que un jugador esté en los últimos meses de contrato condiciona el poder de decisión del club vendedor”, mencionó a El Economista, Gerardo Olvera, agente de futbolistas. Se trata de una de las principales cuestiones que determinaron del precio de Guido Rodríguez, quien terminaba contrato con América en junio del 2020.

¿Cómo evitar estás situaciones?

“El director deportivo o la inteligencia deportiva conoce la importancia de los jugadores y a quiénes hay que firmarlos por más años. Cuando se conoce el profesionalismo y capacidad de un futbolista hay que buscar renovarlo desde dos años antes de terminar contrato, de esa manera el club cuenta con margen de maniobra”, expresó Olvera.

Rodríguez llegó al América por una compra de 6.9 millones de dólares a los Xolos de Tijuana en julio del 2017; el saldo entre la compra y la venta para los azulcrema fue de 2 millones, sin considerar que River Plate recibirá 5% de la operación entre el equipo mexicano y español, por contar con los derechos de formación del futbolista.

El tema positivo que el América obtuvo de la operación fue quedarse con 20% de la carta de Guido, que involucra que, ante una posible venta a futuro del jugador, las Águilas recibirán un monto por la transferencia, aspecto que la directiva azulcrema ha dominado en sus últimas negociaciones. Actualmente cuentan con 15% de la carta de Edson Álvarez y 20% de Diego Lainez.

Desde la temporada 2016-17 a la 2019-20, el Betis ha vendido nueve centrocampistas con un promedio de 9.96 millones de dólares, basados en datos de Transfermarkt, lo que significa que la escuadra americanista recibiría alrededor de 2 millones en una potencial venta futura del futbolista argentino y recuperaría casi los 2.2 millones que difieren entre el valor del mercado del jugador y la venta al club de Sevilla. Con las ventas de Lainez y de Guido, el conjunto español ha pagado  24.5 millones de dólares al cuadro mexicano en los últimos 12 meses.

Con apenas medio año de contrato, el Real Betis pudo optar por hacer un precontrato con Rodríguez y que llegara sin costo en verano, aunque la necesidad por futbolistas en dicha posición causó que prefirieran obtenerlo desde la actual temporada.

“Era una necesidad que tenían que cubrir ya. El equipo necesita un medio centro defensivo. Hay mucha expectación porque es el futbolista que necesita Betis en esa demarcación”, comentó a este diario Federico Quintero, director general del medio sevillano El Desmarque.

[email protected]