La tendencia indica que Gustavo Becker no permanecerá en su puesto al finalizar el 2015. El entrenador argentino asumió el cargo en Guinea Ecuatorial hace dos semanas, con 12 días de anticipación al inicio de la Copa Africana que se realiza en el país centroafricano.

A su antecesor, Andoni Goikoetxea, lo despidieron por ausentarse de una concentración en Portugal, tres semanas antes del torneo continental, aunque la Federación Ecuatoguineana argumentó que el entrenador no inició las gestiones para la renovación de su contrato, que estaba pactado por dos años.

Ser entrenador en África es sinónimo de inestabilidad. En promedio, los 16 entrenadores que participan en el torneo de naciones del continente apenas llevan un año en el cargo y el registro histórico en la década indica que sólo permanecen cuatro meses más.

Sin embargo, en Guinea Ecuatorial el índice se reduce a 11 meses, mientras que en Túnez la cifra baja a 10 meses, que es la selección donde menos duran los estrategas.

Incluso para selecciones mundialistas, conformar un proyecto a largo plazo es casi imposible. Los futbolistas de Camerún se rehusaron a viajar a Brasil si los directivos de la federación de su país no les pagaban los premios económicos por calificar al mundial. Ghana expulsó a dos jugadores en pleno mundial por golpear a un directivo.

Desde el 2006, Leones Indomables suma nueve técnicos y Volker Finke, el actual, logró seguir en el cargo gracias al retiro de Samuel Eto’o, el líder de los jugadores.

Lo mismo pasa con Costa de Marfil, que su entrenador con más tiempo en el cargo fue Sabri Lamouchi (2 años y 1 mes), pero la eliminación en fase de grupos de Brasil 2014 le privó de renovar contrato. Incluso ganar un lugar en el Mundial no es certeza de seguir en el cargo, ya que la Federación de Marfileña de Futbol despidió a Vahid Halilhodzic a 100 días del inicio del Mundial brasileño.

El estratega bosnio aseguró que se trataba de una maniobra política de la federación para ganar votos; además, lamentó la vía como le informaron: mediante un fax.

Franceses, los predilectos

En los últimos nueve años, sólo en el 2012, Alain Giresse no estuvo al frente de una selección africana. El estratega francés dirigió a Gabón, Malí y ahora a Senegal en la Copa Africana del 2015.

En la última década, por cada 10 entrenadores designados entre los 16 países que participan en el torneo, menos de tres son africanos (2.7), el resto son técnicos europeos, principalmente franceses, y algunos sudamericanos.

De las 97 designaciones para entrenador, 30 han sido galos; 27 africanos, y el resto se divide entre alemanes; portugueses; holandeses; polacos; belgas y serbios, aunque también figuran brasileños, un paraguayo y, ahora, un argentino.