El estudio Global EV Outlook 2020, elaborado por la Agencia Internacional de Energía, indica que las ventas de los vehículos impulsados por fuentes de energía renovables continuarán creciendo en todo el mundo. Para mantener el ritmo registrado hasta el momento son necesarios los apoyos de los gobiernos de cada país. 

De acuerdo con el organismo creado durante la crisis del petróleo de 1973, los incentivos fiscales para la compra de un automóvil eléctrico son determinantes para que el parque vehícular de una nación tenga un menor impacto en el medio ambiente. Señala que reducción de impuestos a la tenencia de un auto de este tipo, el descuento en el pago de casetas y estacionamientos, zonas exclusivas de circulación, entre otras, son acciones que atraerán a consumidores y empresas en la adopción de la tecnología eléctrica.

Agrega que a la par, la infraestructura que soporte el uso de este tipo de autos debe crecer no solamente en lo relativo a la cantidad y distribución de sitios de recarga (corredores viales), sino también una adecuación en los reglamentos de construcción locales para permitir que los nuevos edificios sean compatibles con la instalación de redes de carga eléctricas.

Autos de combustión desaparecerán

El Acuerdo de París, un plan que 197 países adoptaron el 12 de diciembre de 2015, tiene como objetivo actuar contra el cambio climático y sus efectos negativos siendo la reducción de las emisiones de gases de infecto invernadero el principal eje de acción. Con ello se espera limitar el aumento global de la temperatura en este siglo a 2 grados Celsius. Y es este acuerdo el que rige los objetivos medioambientales y de sostenibilidad que cada país ha puesto en marcha.  Ejemplo son los 17 países que hasta ahora han anunciado sus planes para la eliminación de vehículos que utilicen combustibles fósiles como la gasolina para el año 2050

En este sentido Francia fue la primera nación que en 2019 anunció que el plazo para la circulación y venta de autos con motores térmicos tiene como límite el 2040. Por su parte, Noruega y los Países Bajos prohibirán su venta en 2025, mientras que el gobierno alemán declaró que estudia adoptar la misma medida en 2030. Además el parlamento europeo actualmente analiza una ley que obligue a los países que conforman la Unión Europea a que el 25% de los autos en circulación sean eléctricos a partir de 2025.

Apoyos en México

De acuerdo al sitio chargenow.mx, los incentivos para la adquisición de una unidad eléctrica se dividen en Federales y Estatales. En los primeros se especifica la exención del pago del ISAN (Impuesto sobre automóviles nuevos), y el apoyo por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para la instalación de un medidor independiente para que el consumo de energía no aumente y por lo tanto la tarifa no escale al nivel Doméstica de Alto Consumo.

Por lo que se refiere a los estatales, dependerá de cada entidad. Se detallan la exención en el pago de Tenencia y verificación vehícular, la obtención del engomado E y placas verdes así como el acceso a estacionamientos preferentes.

marcos.martinez@eleconomista.mx