Las estrictas normativas sobre emisiones de dióxido de carbono impuestas por la Unión Europea y señaladas en la normativa CAFE (Corporate Average Fuel Emissions), son solo una de las razones por las que las marcas automotrices aceleran el desarrollo de vehículos menos contaminantes. A esta acción se suman los estímulos que diferentes gobiernos inyectan a sus economías para que los compradores se decidan por unidades eléctricas. El resultado de éstas y otras iniciativas se reflejan en el rápido crecimiento de las ventas de los vehículos eléctricos y en sus prometedoras perspectivas futuras.

Inicia la revolución

De acuerdo a un informe publicado por la Agencia Internacional de Energía, (IEA, International Energy Agency), señala que “la industria automotriz mundial sufrió un año de castigo en 2020 debido a la gran conmoción del Covid-19, pero el mercado de automóviles eléctricos se opuso a la tendencia más amplia con un crecimiento de más del 40% y está en camino de una década de fuerte expansión.”

Señala también que se vislumbra una mayor penetración al mercado de autos impulsados por electricidad si cada vez más gobiernos imponen políticas para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que se verían reflejadas más allá de un parque vehicular más limpio.

De acuerdo al Global Electric Vehicule Outlook 2021, a pesar de que la pandemia por el Covid-19 puso en jaque a la economía mundial la comercialización de autos eléctricos registró un récord con 3 millones de autos eléctricos nuevos puestos en las calles en 2020 equivalentes a un crecimiento de 41% con respecto al año anterior. En cambio la caída del mercado de automóviles nuevos de combustión fue de 16%. El documento publicado en abril de este año señala que en el primer trimestre las ventas de eléctricos fueron dos veces y media mayores al mismo periodo de 2020.

“El aumento del año pasado llevó a que la cantidad de autos eléctricos en las carreteras del mundo sea superior a 10 millones de unidades, a los que se suman otro millón de camionetas eléctricas, camiones pesados y autobuses. Por primera vez el año pasado, Europa superó a China como centro del mercado mundial de automóviles eléctricos. El registro (emplacamiento) de vehículos eléctricos en Europa se duplicó hasta llegar a 1.4 millones, mientras que en China aumentó 9%, es decir 1.2 millones.”

Acelerador a fondo

No solo es lo que resta de 2021 sino el optimismo con el que las ventas se proyectan para la siguiente década. Los vehículos eléctricos están preparados para un crecimiento significativo de acuerdo a la IEA. Basado en las tendencias y políticas actuales, proyecta que la cantidad de autos eléctricos, camionetas, camiones pesados y autobuses en circulación en todo el mundo llegará a 145 millones para 2030.

Esta cifra podría incrementarse hasta los 230 millones si los gobiernos aceleran sus esfuerzos para alcanzar los objetivos internacionales para el cuidado del clima y del uso de energías renovables. Además, en el horizonte es un hecho la puesta en marcha de la normativa que obligará a empresas y gobiernos a alcanzar un nivel 0 de emisiones netas para 2050.

Esto será un trampolín para que los autos eléctricos sean los dueños de los caminos en el futuro. El documento Net Zero 2050: una hoja de ruta para el sistema energético global, señala que: “el sector energético mundial en 2050 se basa principalmente en energías renovables, siendo la energía solar la principal fuente de suministro. Lograr este futuro más limpio y saludable dependerá de un enfoque singular e inquebrantable de todos los gobiernos, trabajando en estrecha colaboración con empresas, inversores y ciudadanos. También requerirá una mayor cooperación internacional entre los países, en particular para garantizar que las economías en desarrollo tengan el financiamiento y las tecnologías que necesitan para llegar al nivel cero neto a tiempo.”

Europa toma la delantera

Como te conté al principio, la caída en las ventas de autos nuevos se presentó en todo el mundo. Los datos indican que en este continente la contracción fue de 22% en 2020 en lo que respecta a los vehículos de pasajeros con motores de combustión pero contrario a esta tendencia negativa, el registro de autos eléctricos nuevos se duplicó para alcanzar 1.4 millones y así representar el 10% en la participación de ventas.

En los grandes mercados, Alemania registró 395,000 nuevos coches eléctricos y Francia registró 185,000. En el Reino Unido se contabilizaron 176,000 ventas. Los coches eléctricos en Noruega alcanzaron una cuota de ventas récord del 75%, un tercio más que en 2019. En Islandia las ventas superaron el 50%, el 30% en Suecia y 25% en los Países Bajos. Este aumento en el registro de unidades eléctricos en Europa, a pesar de la situación económica, refleja los resultados de dos políticas.

Primero, 2020 fue el año objetivo para los estándares de emisiones de CO2 que impuso la Unión Europea y que limitan el promedio emisiones de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro conducido para automóviles nuevos. En segundo lugar, muchos gobiernos europeos aumentaron los esquemas de subsidios como parte de paquetes de estímulo para contrarrestar los efectos de la pandemia.

China y su poder económico

El comportamiento del mercado de automóviles fue especial. Si bien es cierto que los efectos negativos que tuvo la pandemia en todas las economías fue profundo, en este país asiático se presentó un fenómeno de recuperación muy marcado. El mercado de automóviles en general se vio afectado en menor grado comparado con otras regiones. El balance total en el registro de vehículos nuevos se redujo en 9% mientras que el de autos eléctricos tuvo un impacto menor cercano al 4%, durante el primer trimestre.

Para el segundo la tendencia negativa se revirtió logrando que en 2020 las ventas de autos impulsados por electricidad fueran de 5.7% contra el 4.8% de 2019. El informe de la Agencia Internacional de Energía señala que los BEV (Battery Electric Vehicle) representaron el 80% de los registros de autos nuevos en 2020. Las acciones económicas del gobierno fueron clave en este comportamiento. Inicialmente los subsidios otorgados a los compradores expirarían al final de 2020 pero los estragos que la pandemia generó en la actividad económica hicieron que el gobierno chino reaccionara y solo dictara una reducción de 10% y que se mantuvieran hasta 2022.

México urge un impulso eléctrico

De acuerdo a los datos difundidos por la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, AMIA, el volumen de venta de autos híbridos y eléctricos fue de apenas 24,405 unidades de las que solamente 449 correspondieron a las impulsadas por electricidad.

Analizado por estados, fue la Ciudad de México la que consumió en mayor número este tipo de unidades con 140, en segundo lugar estuvo es Estado de México con 123 y en tercero, Nuevo León con 47. En contraste, entidades como Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Durango, Guerrero, Nayarit, Tamaulipas y Tlaxcala no registraron venta alguna.

Fabricantes, adiós gasolina

Conocidos también como OEM (Original Equipment Manufacturer), han tenido que acelerar sus desarrollos sin mencionar el desafío de enfrentarse a nuevos competidores que hasta antes no tenían participación en el sector automotriz pero que gracias a sus

avances tecnológicos, han puesto la mirada en la movilidad comenzando con el desarrollo de sus propios vehículos eléctricos. A detalle te contaré en la siguiente edición. Entre las estimaciones para la industria automotriz, se espera que las marcas adopten la movilidad eléctrica a mayor escala en la década de 2020.

Al día de hoy podemos comprobar que una buena parte de constructores se han trazado objetivos reales. “Hasta el momento, 18 de los 20 OEM más grandes (en términos de vehículos vendidos en 2020), que en conjunto representaron casi el 90% de todas las ventas de automóviles nuevos en todo el mundo en 2020, han anunciado intenciones de aumentar el número de modelos disponibles e impulsar la producción de energía eléctrica”, señala el documento elaborado por la Agencia Internacional de Energía.