"Guantes Blancos personajes de fútbol" (Ficticia) es la continuación del trabajo como escritor del ex portero Félix Fernández Christlieb, quien para presentarlo estuvo acompañado de un gran equipo: En la portería el mismo, como defensa Ignacio Hierro, en la media cancha Joaquín Sabina junto al político Pablo Salazar Mendiguchia y en la delantera su editor en Ficticia, Marcial Fernández.

En un estadio pletórico (la librería Rosario Castellanos) cada uno de los jugadores habló maravillas del ex portero, pero antes Javier Aguirre, entrenador del TRI le envió un mensaje grabado donde calificó a Félix Fernández como "un show man y un gran contador de historias buenas y desgarradoras".

Pero fue >Joaquín Sabina quien rodeado de "guantes blancos", da un sorbo a su tequila y mientras hace una gambeta dedica un soneto al portero que provocó la "ola" en el imaginario estadio literario.

"Felix trata el balón con cortesía y la palabra como un azulejo/ la cancha más que imán es un espejo y el fútbol un milagro caballero. Sacerdote del culto de Valdano, de Garibaldi de otra noche en pedo, de Romario, de Jóse Alfredo, de Aguirre, de Bilardo de Galeano. una noche en donde con los gabos que prefieren arqueros que eruditos cantamos el bolero de los chavos y desde entonces somos compadritos, tímidos como dos toritos bravos… Felix, verbo y balón para exquisitos"

Y el cantante remató con "la presencia de Felix en esa comida tan complicada para mi (con el Presidente Felipe Calderón) me hizo sentir cómodo pues es una persona que admiro".

Los amigos del escritor recordaron anécdotas sobre el ex futbolista quien era capaz de abandonar la portería para escribir ideas en su agenda entre las risas de ex futbolistas, árbitros y escritores invitados. Félix Fernández escucha atento como esperando a que disparen un penal mientras que Pablo Salazar dice que "Félix suelta la pluma como quien despoja un balón con dedicatoria".

En medio de la charla, Marcial Fernández advierte que sólo hay 150 libros de "Guantes blancos" pues "Fictica es una editorial no comercial y así la llevamos bien". Y de inmediato, la gente sale y compra el libro como si se tratará de un balón firmado por Cuauhtémoc Blanco a tan sólo $140 pesos y con un llavero de guante de regalo.

Toca el turno de despejar de Félix Fernández, quien prefiere presentar un video antes que hablar y comienzan a pasar fotos de sus tiempos de futbolista con Hugo Sánchez, Campos, Aguirre y muchas otras personalidades combinándolas con fotos de su vida personal. Pero Bonifacio Nuñez ahí presente hace sonar su silbato imaginario y el partido termina con un público en alarido ante el talento de Fèlix tanto en la portería como ahora en la literatura.

Y afuera del salón se arma la fiesta, una fiesta que debió tener como escenario la cantina Covadonga, pero por compromisos hechos en ésa famosa comida incómoda termino en la lujosa librería Rosario Castellanos, la cual es rebasada por la parranda que estos amantes del fútbol, las letras los toros y las putas están por comenzar.

[email protected]

Declaración: "Félix es un lujo como escritor para el fútbol y un lujo como futbolista para la literatura"

Dato El próximo libro de Ficticia dentro de su colección El Futbolista se llamará "El arbitro", una prepotente existencia moral de Gustavo Marcovich