El 2015 está llegando a su fin y este año se pusieron a la venta discos geniales.

Parece que la música está dando un giro muy interesante y el año que viene seguirá madurando. Mientras tanto, aquí les dejo mi lista de los mejores discos del año:

as

10. Perpetual Motion People

Ezra Furman

Desde Chicago llega Ezra Furman, un joven judío con grandes ideas que logra un sonido bastante prendido. Da la impresión de que lo metieron en una caja que busca abrir con las canciones, que van desde lo prendido hasta reminiscencias de los 60. Ezra, con el disco Perpetual Motion People, logra mantener su sonido. La verdad es que este disco logra darme alegría y nostalgia que hace tiempo no sentía. Espero lo disfruten tanto como yo.

as

9. Danger in the Club

Palma Violets

Desde Londres llega una nueva promesa del garage punk, ellos se llaman Palma Violets y, para los que somos amantes de este género, pues son frenéticos y esperanzadores. El éxito para ellos no les es ajeno, fueron la mejor banda del 2012 para la revista NME. Con Danger in the Club logran un gran sonido, hay momentos en que me recuerdan a The Clash. Tienen poder y buenas dinámicas de canciones. ¡Este disco me encanta!

as

8. Love You, Honeybear

Father John Misty

Éste es el segundo disco del proyecto Father John Misty. Las armonías en este álbum me llevaron por un viaje genial. Suena al rock experimental de los 60, pero con toques muy frescos y modernos. Sin ánimos de ofender a los puritanos del rock, Love You, Honeybear tiene reminiscencias del Pet Sound de The Beach Boys. Joshua Tillman alias Father John era parte del grupo Flexi Tones. Parece que la jaula le quedaba pequeña, porque en esta faceta nos entrega un material digno de un genio. Sin duda uno de los mejores del año.

as

7. High

Royal Headache

Para todos los que están hartos de sugerencias de hip hop, electrónico y demás, les dejo una de las bandas que me han regresado el gusto por el punk. Suenan como si los hubieran sacado del CBGB. Royal Headache es una banda de Australia que está cambiando la música. Mi forma de describirlos es así: hace poco tocaron en el Sydney Opera House; cuando comenzó el concierto, la gente se subió al escenario y todo se convirtió en locura. La banda no dejó de tocar, pero cuando llegaron a la tercera canción la policía tuvo que intervenir. Su carrera empezó en el 2008, pero su primer disco vio la luz en el 2012. Éste es su segundo material y me vuelan la cabeza.

as

6. Currents

Tame Impala

Australia ya tiene tiempo de ser semillero de grandes grupos y uno de ellos es Tame Impala. Ellos posiblemente son una de las mejores agrupaciones de los últimos años y con Currents lo demuestran nuevamente. El disco está lleno de colores gracias a las voces y sintetizadores que van atacando la mente en cada acorde. El disco jamás baja, pero mantiene un matiz en el que se siente como si todo fuera aire. La composición de cada canción muestra al grupo en su momento más maduro. Creo que Tame Impala hace que sea un buen momento para que nos guste la música.

as

5. No Cities to Love

Sleater Kinney

Desde Olympia, Washington, vigentes en la música desde hace 21 años, Sleater Kinney sigue manteniendo su sonido y son congruentes con él. Sleater Kinney es una de esas bandas que están ahí. Las escuchas regularmente, de pronto les pierdes un poco el rastro y resulta que ponen a la venta un disco nuevo que te devuelve la fe en las guitarras distorsionadas. No Cities to Love es un disco dinámico, que se acaba tan pronto que lo he repetido más de tres veces. Hay un punto donde se sienten lógicos avances en su música, pero me hace preguntar si la música dio un giro de 180 grados y regresó a ellas o Sleater Kinney alcanzó a la música, pero sin duda deben escuchar este disco.

as

4. Vulnicura

Björk

Los discos de divorcio suelen ser fuertes, viscerales y exponen al artista de formas que no lo conocíamos. Este es el caso de Björk, quien se separó de su esposo Matthew Barney, y con el apoyo del venezolano Arca, quien ha trabajado con Kanye West. Nos trajo un disco genial donde los arreglos de cuerdas los hace Björk y juntos logran un sonido inigualable. El hecho de que Björk ponga a la venta un disco es un suceso, pero en este caso es algo imperdible. A mitad de gira ella decidió cancelarla, pues cada show era desgastante física y sentimentalmente.

as

3. If You’re Reading This It’s Too Late

Drake

Toronto levanta la mano cuando llega el momento de hablar del genial Drake. Este muchacho, además de hacerle cara de asco a Madonna cuando lo besó, hizo uno de los discos más geniales de este año. Se apoderó de las listas en todo el año y terminó con la genial Hotline Bling , que hasta ahorita no me ha cansado. Pero dentro de la moda que lo ha rodeado, Drake propone un nuevo estilo de hip hop, que es más minimalista; con pianos eléctricos, órganos y bases rítmicas muy básicas. No se dejen engañar, esto no hace monótono el sonido. Este disco es esencial en la historia del hip hop y no puede faltar en su discografía.

as

2. Coming Home

Leon Bridges

Este disco lo estaba esperando desde que salió el primer sencillo y una amiga me comentó de Leon Bridges. Es evidente que te transporta a otra época, pero lograrlo no es tarea fácil. En este caso encontramos una mezcla entre The Temptations y Sam Cooke. De hecho pareciera que Sam durmió todo este tiempo y despertó en la voz de Leon. Les pido, de cuates... No dejen de escuchar este disco. ¡Es lo mejor de lo mejor!

as

1. To Pimp a Butterfly

Kendrick Lamar

Dentro de mi columna Disonancia interna , había hablado de cómo David Bowie y Tony Visconti escuchaban este disco de Kendrick Lamar para crear Lazarus. La idea de Bowie era hacer un disco que fuera todo, menos rock. En el caso de Lamar creo que estaba pensando lo mismo, hacer lo que sea menos hip hop y su instrumento fue tomar secciones de jazz para crear un freestyle con la métrica de sus letras. Éstas hablan del trabajo que le cuesta lidiar con la fama. Escuchar el disco puede ser complicado, pero lo digo desde el punto más alejado al gusto por el hip hop y David Bowie. To Pimp a Butterly es una joya, hasta ahora no sabremos cómo envejecerá, pero creo que marca un cambio en el género hip hop, que bastante falta le hacía.

@chekozaun