Ari Telch y el dramaturgo Alfonso Cárcamo ya no recuerdan bien cómo fue que se encontraron y de qué manera comenzaron a escribir la obra D’Mente; pero sí que llevan casi año y medio en el proceso creativo, y que ha sido un trabajo arduo que cimbró a un par de los involucrados pero al final, se volvió algo sumamente divertido.

D’Mente expone a través de un monólogo los diversos padecimientos psiquiátricos y enfermedades mentales, los cuales están llenos de tabúes en la sociedad, que dificultan lo que puede ser el inicio del proceso de sanación. El mensaje de los creadores es que la enfermedad mental no se cura con rezar o teniendo fe, y que un paciente deprimido no resolverá solo su conflicto interno, sino que necesita atención médica.

Por ejemplo, revela cómo adicciones como el alcoholismo pueden convertirse en una enfermedad mental que necesitan tratamiento para poder llevar una vida feliz.

La acción se desarrolla en un soliloquio en dos actos protagonizado por el mismo Telch, quien da vida a múltiples personajes con los cuales hace visible los padecimientos y las enfermedades psiquiátricas: “Tenemos mucho miedo, estamos llenos de estigmas y pensamos que el enfermo mental es de camisa de fuerza y cuarto acolchonado (...) pero eso es del siglo XIX”.

Preguntamos a Ari Tech si el proceso creativo había sido doloroso, nos comentó que no, que se había divertido mucho pues lo más doloroso se presentó hace tiempo, cuando ocurrió su primer delirio y fue diagnosticado con bipolaridad: “Ya había vivido lo doloroso, y lo sigo viviendo porque soy bipolar, que es la enfermedad de las pérdidas (...) la gente no entiende que tu corteza está tomando 2,160 decisiones al día, y las está tomando mal. La ansiedad es el eje cardinal, todo el que tenga enfermedad mental padece ansiedad, y yo todavía padezco ansiedad a pesar de que lo entiendo. Cuando tienes un episodio de irritabilidad, insultas y haces muchas locuras, porque así es la enfermedad. Pero el proceso de esta obra fue muy divertido, fue como pasar por todo aquello que observabas de lejos y te das cuenta que padeces”.

Por su parte, el dramaturgo Alfonso Cárcamo se vio cimbrado durante el proceso creativo: “Tomamos como referencia ciertos instantes de Telch, como la depresión de una tía suya, por ejemplo. Telch vivió esto en su adolescencia y no lo reconoció, pero luego todo resultó en un suicidio. Dimos la vuelta a situaciones de la vida personal de Telch para crear personajes. La obra es completamente autorreferencial, e incluso conmigo, porque antes de esto no tenía idea de que yo podía tener una enfermedad mental, y me vino bien, porque de entrada tuve que ir al psiquiatra”.

Si bien D’Mente parte de las vivencias del Telch, es una obra que le habla a todos, y que no sólo lo hará reflexionar, sino también reír: “Todo hemos tenido episodios de enfermedad mental, todos, pero tenemos miedo de buscar al psiquiatra y de buscar ayuda. ¿Por qué?”.

D’Mente es presentada por Telch Producciones, y escrita por Ari Telch y Alfonso Cárcamo, bajo la producción de Verónica Telch. La dirección musical corre a cargo de Omar Hernández, el director técnico es Norberto García y la escenografía es de Toloache TV. Se estrena el lunes 19 de febrero y se presentará durante 11 funciones (hasta el 30 de abril) en el Teatro Milán, todos los lunes a las 8:45 de la noche.

@faustoponce