En el 2018, luego de que sometieran a dictamen sus manuscritos, 12 autores recibieron una carta —firmada por Paola Velasco, a la sazón directora del programa Tierra Adentro— en la que se comunicaba que los libros habían sido admitidos para su publicación en el Fondo Editorial Tierra Adentro (FETA), luego de “una cuidadosa valoración realizada por especialistas”. Si se aceptaban las sugerencias hechas por los dictaminadores, los libros se dejarían establecidos “como compromiso de publicación en el Programa Editorial 2019-2024”.

El 12 de junio del 2019, estos autores recibieron otra carta, esta vez firmada por el nuevo director de Tierra Adentro, Víctor Santana, en la que se informaba que los libros no serían publicados. La misiva anotaba: después de una “reasignación presupuestaria” debida a la “austeridad republicana (...), nuestra reducción de personal dedicado a la edición y corrección de libros de Tierra Adentro nos obligaron (sic) a elegir libros que, a nuestro juicio, estaban en condiciones óptimas para su publicación”.

La respuesta vino enseguida: “Nos sentimos engañados y agredidos por el director de Tierra Adentro”, denunció un grupo de escritoras y escritores ante la carta de Víctor Santana.

En este grupo figuran Josué Almanza, David Anuar, Eduardo Cerdán, Ángel Godínez, Juan Francisco Herrerías, Juanjo Rodríguez, Milena Solot, Michelle Vázquez Soriano y José Luis Zapata, entre otros.

Los libros autorizados para publicarse —y después rechazados— fueron revisados, primero por las autoridades de Tierra Adentro el año pasado y después pasaron a manos de dictaminadores externos (expertos, escritores o críticos para que el criterio fuera imparcial), pero nada de eso se tomó en cuenta, denuncian.

Aunque la carta de rechazo a publicar los libros atribuye la medida a la austeridad impuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo cierto es que Tierra Adentro tiene para el 2019 un presupuesto de más de 5 millones de pesos, superior a lo ejercido por lo menos el año anterior.

El propio Santana lo confirma: “Tierra Adentro está creciendo, tiene más presupuesto del que tenía antes y la reasignación se está haciendo para una mejor operatividad. En el caso de los libros (de referencia), la administración anterior dictaminó de manera externa 16 libros, nueve de ellos durante la transición, y lo que hicimos fue revisar los dictámenes y nos dimos cuenta que los mismos dictámenes son bastante críticos, y decidimos que no estaban listos para ser publicados, pues tenían errores ortográficos y hasta de sintaxis. Me queda claro que la administración anterior no los leyó y no hicieron su trabajo”, señaló en entrevista Víctor Santana, director de Tierra Adentro, quien dejó claro que los dictaminadores externos se terminaron y que ese trabajo lo harán él y su equipo editorial.

Ésta es una opinión que los escritores afectados no comparten: “Es un insulto lo que están haciendo. Todos los escritores que estamos denunciando esto recibimos una carta con el dictamen de especialistas y (las observaciones) en varios (casos) sólo son de redacción y usos de palabras, con la promesa de que entrarían en un proceso editorial, pero el nuevo director decidió que no se iban a publicar y es un insulto y muy ofensivo que diga que los libros descartados eran primeros borradores en potencia y que un funcionario público hable mal de nuestros libros es injusto”.

No se cancelan, se difieren

Santana asegura que no canceló nada, que sólo les regresó sus libros y les dijo que se pusieran a trabajar y los mandaran otra vez si querían.

“Yo leí los 16 libros, los discutí con el equipo editorial y la valoración es que no todos estaban listos para publicar y lo que tienen que hacer es trabajar sobre ellos. No llegamos a tirarlos por la borda, dos de ellos van a salir ya y otros dos van a salir en el 2020. Lo que puedo decirles a los otros es que pueden entrar a los talleres gratuitos de Tierra Adentro”.

El lunes por la tarde, comenzó a circular una carta dirigida a la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, exponiendo el caso y la injusticia de la decisión de Víctor Santana

La carta, firmada por autores de más trayectoria como Rosa Beltrán, Anamari Gomís, Enrique González Parra, Mónica Lavín, Luis Felipe Lomelí, Fabio Morábito y Paola Tinoco, entre otros 800 firmantes, pide que se respete el trabajo de los creadores y dictaminadores involucrados.

“Que no se menoscabe la integridad institucional de este importante programa cultural del Estado mexicano. Que no se perpetúen las decisiones discrecionales de Tierra Adentro ni se desconozcan los dictámenes externos bajo el argumento de que, a juicio de la nueva administración, ‘una dirección editorial debe tener mayor involucramiento en la selección de libros’. Que, sobre todo, se reconsidere el rumbo que está tomando tanto la revista Tierra Adentro como el FETA”, escriben.

¿Quién es Víctor Santana?

El director de Tierra Adentro tiene un doctorado en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Madrid, trabajó en Horizontal, escribió un libro de cuentos y editó un fanzine.

¿Cómo llegas a dirigir Tierra Adentro?

Tengo una carrera académica bastante respetable y fui parte del equipo de transición de Paco Ignacio Taibo II. Yo hablé mucho de que me interesaba el tema Tierra Adentro y comenzamos a trabajar.

Hasta el 2018, Tierra Adentro publicaba alrededor de 25 libros al año que incluían sus premios y también se editaba una revista impresa, cuyo presupuesto era de 1 millón de pesos con un tiraje de 2,000 a 3,000 ejemplares, que  también fue cancelada y se optó por mantenerla sólo en Internet.

Según Santana, el FETA tenía muy mala distribución; asegura que en bodegas hay muchos ejemplares e insistió en los errores de la pasada administración.

Para el escritor Joel Flores, ser leído y publicado por Tierra Adentro es un derecho que “debe tener todo escritor joven en México, así como una explicación objetiva del porqué se rechaza su obra. Su camino apenas empieza, frustrárselo es egoísta, poco profesional. Hacerle esto a un creador que apenas inicia, que quiere ser escritor y que no tiene los medios para lograrlo y que busca el apoyo de una editorial que fue creada para impulsar a los escritores jóvenes que se encuentran alejados del centro del país, y esa editorial le dice que no, ¡es una grosería!”.

Tierra Adentro es una editorial del Estado cuya misión es promover la obra de autores menores de 35 años.

vgutierrez @eleconomista.com.mx