Luego de casi dos décadas de problemas, el esperado filme del astro de Monty Python Terry Gilliam "The Man Who Killed Don Quixote" se estrenará la próxima semana en el Festival de Cine de Cannes.

Un esfuerzo de último minuto por bloquear la cinta fracasó el miércoles, cuando un tribunal parisino falló a favor del festival y rechazó una demanda del productor portugués Paulo Branco.

Branco, quien inicialmente trabajó con Gilliam en la película, alega que también tiene derechos sobre la misma. Gilliam refuta la versión de Branco.

La cinta cerrará el festival el 19 de mayo, tras años de problemas de producción, de financiamiento y legales. Protagonizada por Adam Driver y Stellan Skarsgard, está ligeramente basada en el clásico de Miguel de Cervantes.

"Por más de 20 años esta película fue casi enterrada por varios obstáculos y muchos han dicho en varias ocasiones que esta película tenía una maldición. Pues hoy esta maldición se rompió gracias a la Justicia", dijo el abogado de Gilliam, Benjamin Sarfaty, calificando la victoria como un "gran alivio" para el director.

El abogado no hizo comentarios sobre reportes de que Gilliam, de 77 años, sufrió recientemente un derrame cerebral menor. Sin embargo, dijo: "Hará todo lo posible para asistir a la función. Se está preparando para eso".

Gilliam escribió el miércoles en Twitter: "Tras días de Descanso y oraciones a los dioses estoy recuperado y bien de nuevo. Así que ¡The Man Who Killed Don Quixote! ¡Somos legalmente victoriosos! ¡Iremos al baile, vestidos como la película de cierre del Festival de Cannes!".

En Cannes también se recibió con beneplácito la decisión de la corte. "Hagamos de esta victoria una gran fiesta", escribió el festival en un comunicado.

Hablando a reporteros el miércoles en el mercado de cine de Cannes, Branco criticó a los organizadores del festival y a su director, Thierry Fremaux, por programar el filme sin su aprobación. También cuestionó por qué decidieron cerrar con él el festival en lugar de incluirlo con otras películas en competencia.

Aunque Branco no logró bloquear la exhibición de la película en Cannes, se apuntó una victoria separada cuando Amazon abandonó sus planes para distribuirla.

Mientras tanto hay una disputa legal más amplia en las cortes de Francia sobre los derechos del filme. Un tribunal de apelaciones emitirá su decisión el 15 de junio.

abr