Más recursos económicos, diálogo y apoyo a las asociaciones civiles y transparencia son algunas de las promesas de Pablo Raphael de la Madrid, director de Promoción y Festivales de la Secretaría de Cultura, ante el malestar expresado por la comunidad artística por las reglas en Apoyo a Festivales Culturales y Artísticos (Profest).

“Entiendo que la comunidad cinematográfica está preocupada por algunas de las características de las reglas del Profest (...) pero también serán tema de reflexión y perfeccionamiento. Estamos decididos a dialogar con ellos porque nuestra idea es acompañarlos en sus proyectos de la mejor manera posible y estamos en conversaciones con Ambulante y con el Giff de Guanajuato”, expresó.

En este espacio, se detalló que la Secretaría de Cultura (SC) recibió una ampliación de 500 millones de pesos que se destinarán a seis ejes del Programa de Apoyos a la Cultura para el ejercicio fiscal del 2019 y que obligaban a las AC a buscar a las instituciones estatales de Cultura, a instituciones de cultura de los 2,457 municipios del país, a las 16 alcaldías de la Ciudad de México y a las 699 instituciones de educación pública para presentar sus proyectos, lo que provocó incertidumbre y molestia, sobre todo para los festivales de cine.

“Las reglas de operación del Profest tienen un objetivo que es ampliar el acceso de oportunidades de quien participe; desde las cooperativas independientes, tequios y asociaciones civiles para llegar a todos los rincones del país con transparencia y claridad”, dijo el entrevistado.

Para Pablo Raphael de la Madrid, tener de “intermediarios” a las instituciones no es un retroceso.

“¿Por qué no fortalecer el federalismo? Fortalecer un modelo que tenga contacto con la comunidad y las instituciones. Hay que perderle el miedo a la descentralización y es un ejercicio de confianza mutua y creo que podemos llegar más lejos de lo que tenemos”, dijo.

Para este año, Profest cuenta con 110 millones de pesos y espera recibir en la convocatoria a más de 6,000 proyectos interesados en el apoyo que se someterán a un proceso para transparentar la elección.

“Es abrir la oportunidad a nuevos gestores y actores en la organización de los festivales abriendo una nueva categoría para quien organiza uno por primera vez y apoyar a más iniciativas y llegar a todo el país”, señaló.

En el 2018, el Apoyo a Festivales Culturales y Artísticos tuvo un subejercicio de alrededor de 12 millones de pesos, la mitad de sus recursos, 25 millones de pesos.

“El objetivo es evitar el subejercicio y llegar más lejos con mayor presupuesto y por eso ampliamos la convocatoria y la idea es alentar a los proyectos culturales. Esos recursos que sobraron del año anterior se integran a estos para un aumento presupuestal de más de 300%”, explicó.

El entrevistado dejó claro que los proyectos “sugeridos” por el diputado Sergio Mayer no serán tomados en cuenta y tendrán que presentar su proyecto cultural como todos los demás.

Finalmente, sobre el trabajo que realizaran las AC con las instituciones, comentó: “La función de las instituciones públicas es atender a la sociedad y asumen un compromiso, se convierten en facilitadores y confiamos en que ellos acepten los proyectos, pero si no, nosotros vamos acompañar los proyectos culturales para encontrarles una salida y estamos abiertos a cualquier tema alrededor del Profest que, insisto, tiene un presupuesto inédito y reglas que garanticen su transparencia y el buen uso de los de los apoyos”.

¿Cómo va a funcionar el Profest?

Un tequio, una fiesta popular, un festival, una asociación civil se tendrán que acercar a instituciones estatales de Cultura, a instituciones municipales, a alguna de las 16 alcaldías de la Ciudad de México y a las 699 instituciones de educación pública; juntos presentan la solicitud en Profest y siguen los pasos de la convocatoria, en espera de ser beneficiados.

[email protected]