La Secretaría de Cultura envió una carta a la empresa Levi’s México en la que cuestiona a la compañía por usar elementos bordados pertenecientes a la cultura mazateca en su colección Levi’s Premium, Original Trucker Jacket, sin autorización de la comunidad oaxaqueña.

La dependencia federal también envió una carta al colectivo Draco Textil, quien en colaboración con Levi’s, realizó la colección.

La Secretaría de Cultura asegurá que Levi’s Premium, Original Trucker Jacket contiene elementos bordados pertenecientes a la cultura mazateca de la comunidad San Felipe, Jalapa de Díaz, en el estado de Oaxaca, y que la empresa no cuenta con el permiso de dicha comunidad para su utilización.

En un comunicado, la Secretaría de Cultura informó que en las cartas enviadas se pide tanto a Levi’s México, como al colectivo Draco Textil que expliquen con qué fundamentos se comercializa y privatiza una propiedad colectiva, haciendo uso de elementos culturales cuyo origen está plenamente documentado.

En la carta enviada a Levi’s México y firmada por la titular de la Secretaría de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, se señala que la compañía no ha cumplido con buscar la autorización de la comunidad San Felipe para la utilización de los elementos bordados e incluso estos elementos han sido deformados, inclumpliendo así con Ley Federal de Derechos de Autor del Estado de Mexicano.

También se resalta que Levi’s México no ha buscado establecer una retribución justa y equitativa en beneficio de los titulares de los derechos.

“Los diseños han sido recortados para ser aplicados a prendas industrializadas; no indican el nombre de las comunidades y no existe retribución alguna hacia los dueños de dichos diseños, que en este caso pertenecen a la comunidad mazateca de Jalapa de Díaz, los cuales se han transmitido de generación en generación y son producto de la creatividad colectiva por lo que forman parte intangible de su patrimonio cultural inmaterial”, señala la misiva dirigida a la empresa.

En el caso de la carta enviada al colectivo Draco Textil, la Secretaría de Cultura expresó su indignación ante las acciones del colectivo que no sólo ha negociado “con diseños mazatecos, con diseños otomíes del estado de Hidalgo y textiles del estado de Chiapas, sin tener permiso de las comunidades en cuestión; sino también trabajan bajo el rubro de ‘maquila’, lo cual atenta con la creatividad e individualidad de las creaciones artesanales, cuya virtud es realizar obras únicas e irrepetibles. En ello radica el valor cultural del trabajo artesanal”, se señala.

En ambas cartas, la dependencia federal hizo un llamado para que los remitentes desarrollen un trabajo respetuoso con las comunidades originarias dentro de un marco ético que no socave la identidad y la economía de los pueblos y apegado siempre a un comercio justo, incluyente y respetuoso que coloque en un plano de igualdad a los creadores indígenas, empresarios y diseñadores.