Desde que todo esto empezó como pandemia en marzo de 2020 hemos aprendido y tenemos más armas para entender lo que estamos viviendo. Además de los síntomas más comunes asociados con la infección como la pérdida del gusto, el olfato, sequedad en la boca y ojos, durante este tiempo se ha recopilado información científica que ha encendido focos de alarma para el tema auditivo por la Covid-19, explica el doctor Octavio del Moral González, especialista en audiología, foniatría y otoneurología.

En algunos casos se han detectado molestias auditivas que se convierten en empeoramiento de la pérdida en un 40% de pacientes con este tipo de problema y la aparición de ruidos en la cabeza, zumbidos (tinnitus) en un 20%. Estos datos provienen del estudio publicado por especialistas del Sistema de Estimulación Neuro-Auditiva (Sena), el cual se une a otros como el de la Asociación de Otorrinolaringólogos de India, país más afectado por la pandemia, quien al evaluar el perfil audiológico de 100 casos de leves a moderados de personas afectadas por Covid-19, encontraron que los trastornos otológicos se hacen más evidentes cada día, pues 31 de los 100 pacientes tenía molestias en el oído, en un 39% la más común fue tinnitus y en un 10% al menos manifestaron vértigo.

De hecho, la pérdida de oído neurosensorial estaba presente en 53 pacientes y 11 tenían síntomas de pérdida de audición, mientras que 42 no informaron ninguna dificultad de la audición como síntoma, pero en general, la pérdida de audición neurosensorial estaba presente en las personas que recibieron medicamento antiviral en su tratamiento.

“Con esta evidencia estamos hablando de un porcentaje altísimo de pacientes covid que van a manifestar durante y después, problemas auditivos”, asegura Moral González, por ello es fundamental realizar una evaluación auditiva para salvaguardar la función coclear y prevenir el deterioro progresivo de células ciliadas cocleares. Asimismo, la identificación temprana mejorará su calidad de vida postcovid, ya que suele ser un síntoma descuidado.

Altas posibilidades de atención

El especialista es positivo sobre las posibilidades de atención, pero asegura que es fundamental la evaluación médica por parte de un audiólogo y llevar un tratamiento para las posibles secuelas. “En el caso auditivo hay muchas posibilidades de atenderlo si se acude a tiempo, incluso solo hay una urgencia que se tiene que atender en las primeras 24 a 48 horas de que se presenta: es lo que se conoce como hipoacusia súbita, que se describe como perdida de la audición, generalmente en un solo oído, pero se presenta de golpe, esto puede estar acompañado de vértigo, en este caso hay que hacer un tratamiento agresivo con esteroides intratimpánicos para tratar de recuperar lo más que se pueda”.

Para el resto de las perdidas auditivas, de acuerdo con el grado, será el tratamiento. El diagnóstico se logra a través de dos pruebas básicas: la audiometría completa y para el caso de Covid se han usado emisiones otoacústicas y potenciales evocados que permiten hacer una radiografía de cómo fue el daño y las secuelas que dejó la enfermedad en el oído.

El también especialista en implante y dispositivos recuerda que las secuelas postcovid se pueden llegar a presentar días, semanas e incluso meses después, por ello habrá que estar alerta a un cuadro de pérdida auditiva.

“Con justa razón el personal médico se ha enfocado en otros síntomas principales como las secuelas respiratorias o problemas cardiacos”, por ello es importante que los mismos pacientes sean quienes pongan atención a este problema, que si dejamos pasar se convierte en una discapacidad que no se ve pero desafortunadamente puede llevar a los pacientes al aislamiento”.

Por último, generalmente este tipo de secuelas por virus como el caso del SARS-CoV-2, lo que puede dejar es un daño permanente en distintos niveles de intensidad; para el daño auditivo, aunque no hay medicamentos que los revierta, afortunadamente hay opciones como auxiliares auditivos convencionales u otro tipo de dispositivos de conducción ósea, sistemas implantables de oído medio, incluso para una perdida profunda se utiliza un implante coclear, un dispositivo que permite recuperar la audición prácticamente de cero a 100%, es decir, el oído es el único órgano de los sentidos que puede ser reemplazado en un 100%, el portafolio al respecto es amplio y hay opciones disponibles en México.

nelly.toche@eleconomista.mx