“Es un honor para mí reunirnos, celebrar que los niños y jóvenes en las escuelas queremos conservar el aire puro, el agua cristalina, la madre tierra y la selva verde. A las generaciones de hoy nos toca actuar ante las amenazas contra nuestro medio ambiente y la naturaleza, desde nuestros espacios, con acciones que nos permitan disfrutarla y amarla”, éstas fueron las palabras de Maribel Trujillo Días, quien desde la selva lacandona, vino a representar a su escuela en la entrega del Premio Nacional Amanda Rimoch a la Educación Ambiental.

Ella es parte de cientos de alumnos que participaron en este certamen a través de 80 proyectos recibidos. “Es un premio que surge en 1998 como consecuencia de la muerte de Amanda, quien falleció a los 38 años víctima de cáncer, hasta su último día, los temas ambientales y de ecología fueron su estandarte”, explicó el ingeniero Alfredo Rimoch, su esposo, por ello, la Junior League of Mexico City IAP —grupo al que pertenecía Amanda— y la Fundación Liomont AC decidieron continuar la labor a partir de este galardón.

“Para Amanda lo importante es que se involucrara en estos conceptos a las escuelas, de ahí que se eligiera a las secundarias como principal elemento para generar un cambio”, agregó Rimoch.

Las tres propuestas ganadoras recibieron un apoyo económico de 175,000, 120,000 y 60,000 pesos respectivamente para realizar sus proyectos y mejorar sus planteles.

Los rubros que se evaluaron fueron el manejo integral de residuos sólidos, ahorro de energía eléctrica y aplicación de energías alternativas, ahorro y uso del agua, conservación de los ecosistemas, recuperación y desarrollo de áreas verdes y acciones ambientales que promuevan una cultura sustentable.

El primer lugar fue para la Escuela Secundaria Técnica 106, con el proyecto “Hedera Hélix”. Desde el 2014 esta escuela se propuso convertirse en un plantel sustentable, por lo que con recursos propios crearon un prototipo de invernadero, huerto de árboles frutales, jardín botánico, jardín vertical, un sistema de captación de agua de lluvia y sanitarios ahorradores.

Hoy se quieren recuperar las áreas verdes abandonadas del plantel y mejorar el invernadero con la instalación de un sistema de riego y reproducir hiedra que cubra los muros escolares, evitando costos de pintura.

Edgar Montesinos Leyva, profesor de ciencias de esta institución y promotor del proyecto, aseguró que los docentes enfrentan nuevos retos. “La enseñanza ya no sólo se queda en el salón de clases, afortunadamente la educación ha modificado los programas, los planes, y nos ha estado dotando de herramientas para abrir nuestra mente, capacitarnos y mirar la educación desde un nuevo enfoque”.

Dijo que cuando uno contagia la pasión y les enseña a los jóvenes el amor por la naturaleza, la labor no es tan complicada, pues ellos también responden de la misma manera, comprometidos, entusiastas, apasionados por estos temas. Y agregó que el éxito de este proyecto son los beneficios sociales.

El segundo lugar es para la EST. 80 con el proyecto “Super Agentes del Cambio, Quetzalpapálotl” (Mariposa sagrada en náhuatl). Se trata de realizar actividades que promueven mejoras ambientales y ecológicas, con conciencia social y de divulgación, no sólo en la escuela sino también en el entorno de la delegación Tláhuac, hay ejemplos como la plantación de mastuerzo, que proporciona néctar y hospedaje para organismos polinizadores, ahora intentan implementar un sistema de captación de agua pluvial y de filtrado de agua utilizada en los lavabos, que luego se replique en la comunidad.

El tercer lugar lo obtuvieron dos escuelas: la Escuela Secundaria Técnica No. 127 en Ocosingo, Chiapas, la de Maribel Trujillo, con el proyecto “Manejo de residuos sólidos para la producción orgánica de tomate en invernadero”, con el fin de promover la cultura de convivencia entre el hombre y su entorno; y la Escuela Secundaria Técnica No. 84, en Culhuacán Coyoacán, CDMX con el proyecto “Redescubriendo y protegiendo nuestro entorno: agua y biodiversidad”, para promover un comportamiento ético en la comunidad escolar y una cultura ambiental responsable.

[email protected]