Los visitantes del Louvre en París deberían tener una visión más clara de la "Mona Lisa" de Leonardo da Vinci luego de que el museo instaló un vidrio nuevo, más transparente y a prueba de balas para proteger la pintura más famosa del mundo.

La "Mona Lisa" ha estado detrás de un vidrio de seguridad desde inicios de la década de 1950, cuando un visitante la dañó al echarle ácido encima. Desde entonces, ha habido otros intentos infructuosos de destruir la pintura.

Vincent Delieuvin, curador del arte italiano del siglo XVI del museo, dijo a Reuters Televisión que la tecnología del vidrio ha mejorado significativamente en los últimos años y que el anterior vidrio a prueba de balas de 15 años ya no otorgaba la mejor experiencia de visión posible.

"Hoy la Mona Lisa está detrás de un vidrio extremadamente transparente, que realmente da la impresión de estar muy cerca de la pintura", dijo Delieuvin.

El 24 de octubre, el Louvre inaugurará una exhibición que celebra las obras de Leonardo da Vinci para conmemorar el 500 aniversario de su muerte.

La exhibición presentará casi 120 piezas, entre ellas pinturas, dibujos, esculturas y manuscritos de instituciones europeas y estadounidenses, pero no la "Mona Lisa", que seguirá en su sala exclusiva en el ala Denon del Louvre.