Pohualizcalli, la primera Escuela de Cine Comunitario y Fotografía en Iztapalapa, con grandes ambiciones pero muchas adversidades, se inauguró en agosto pasado en medio de una pandemia sin precedentes, ante la imposibilidad de lo esencialmente presencial para las ambiciones de este proyecto encabezado por el fotógrafo y activista Jesús Villaseca, quien cuenta con una experiencia de 17 años como maestro en el Faro de Oriente.

Hace unos días, este proyecto finalmente presentó el balance de resultados de su primer trimestre cuya prioridad es el acercamiento entre los profesionales de las artes de la lente a una de las regiones más pobladas del país, con talleres como Cine documental, Cine de ficción, Diseño de audio, Guion, Producción, Postproducción, Realización, Iluminación, Fotografía, Actuación, entre otros. Los resultados, alentadores para las condiciones. Las previsiones, aún más prometedoras.

“Un proyecto como este urgía”, comenta Villaseca en entrevista. “A pesar de la pandemia, de la violencia, de la inseguridad, de tener tantas carencias, estamos saliendo adelante. Nuestros jóvenes están ávidos de una oportunidad, de aprender algo, de demostrar que no somos solamente la nota roja. Y los resultados se volcaron”.

Respuesta alentadora donde los diferentes tienen cabida

Fueron 746 alumnos finalmente inscritos a los distintos talleres virtuales, de los cuales el 82% es de Iztapalapa, mientras que el resto de alumnos se inscribieron desde otras alcaldías de la capital mexicana. Unos cuantos desde Nuevo León hasta Yucatán e incluso de Barcelona.

“Tuvimos 26 talleres, tres de ellos considerados como de inclusión, armados fuera de convocatoria. Uno es de fotografía para personas con Síndrome de Down; otro de fotografía a personas con discapacidad visual. Y por último incorporé uno de técnicas antiguas de fotografía, al que considero de inclusión porque muchos jóvenes desertaban a la hora que se les pedía su camarita o los rollos y no tenían para comprarlos. Arriba del 30% desertaba por este conflicto. En este taller no se necesita comprar prácticamente nada”.

La parrilla de maestros titulares de estos 26 talleres es envidiable para cualquier escuela de la especialidad. Muchos de ellos, premiados en el país y el extranjero, como la actriz Mercedes Hernández, ganadora en el Festival Internacional de Cine de Morelia por su actuación en Sin señas particulares; el documentalista Uriel López España, también ganador en Morelia por Tu’un Savi; el fotógrafo Javier Lira, quien obtuvo una mención honorífica en el Sexto Concurso Nacional de Fotografía “Los Derechos Humanos” 2020, así como el fotógrafo Miguel Tovar, ganador en World Press Photo con un trabajo para The New York Times sobre las manifestaciones en Chile y también ganador del Premio Nacional de Periodismo 2019.

Validación oficial y ampliación a la vista

Villaseca apunta que la experiencia ha enseñado la efectividad de incurrir en lo virtual, por lo que, una vez que lo presencial sea viable, el modelo deberá ser híbrido.

“Vamos a ofrecer un porcentaje de clases virtuales, principalmente pensando en la gente que está lejos, pero está cerca a través de las nuevas plataformas. No queremos dejar a esa gente que ya se está conectando. Por otro lado, todo el equipamiento está listo para cuando esto sea presencial. Tenemos consumibles: aquí no vana pagar rollos ni papel. Tenemos algunas cámaras análogas, cámaras digitales, de video, estudio de iluminación de televisión, grabadoras”.

Confirma que la intención como segunda etapa del proyecto es obtener una certificación para ofrecer diplomados con validez oficial. Y más adelante, que la escuela se pueda convertir en la primera universidad de cine comunitario y fotografía. El proceso podría tomar hasta tres años, pero asegura: “es muy viable”.

“Nuestro proyecto es diferente, es comunitario, es popular. Vamos por los jóvenes de las comunidades marginadas, por el rescate de su identidad y de la colectividad, a reconstruir el tejido social. Nuestra filosofía es que la gente que nunca pudo tener acceso a este tipo de educación hoy la tenga y que la siga teniendo. Pronto saldrán de aquí los mejores cineastas y los mejores fotógrafos”, dice y, por lo pronto confirma, han recibido las propuestas de la alcaldesa de Iztapalapa para construir un plantel nuevo de la escuela.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx