La incorporación del periodismo a la industria 4.0 y, con ella, la implementación de la inteligencia artificial para automatizar y sistematizar la producción de contenidos y notas periodísticas de carácter cuantitativo es inminente. Algunos medios de alcance global, como The Washington Post o Le Monde, ya han incorporado a su procesos diarios la ayuda de sistemas automatizados para la producción de noticias, sobre todo en coberturas que exigen la recopilación y análisis de bases de datos que los sistemas inteligentes traducen en un lenguaje natural a través de programas de redacción preestablecidos.

¿La implementación de esta herramienta podrá desplazar el trabajo de los periodistas en los medios de comunicación?

A decir de Claudia Zaragoza Orozco, periodista y maestra en Comunicación por la UNAM, sí habrá un desplazamiento importante de empleos en los medios, sobre todo en roles laborales relacionados con el manejo de datos duros. Sin embargo, esto mismo propiciará la generación de nuevos perfiles laborales en el desempeño informativo, puesto que por ningún motivo los procesos automatizados deberán prescindir de la cualidad racional del ser humano.

El anterior fue uno de los temas de la conferencia “El periodismo digital rumbo a la Industria 4.0”, que la especialista impartió la mañana de este miércoles en la Universidad ICEL campus La Villa, como parte de una iniciativa de la institución educativa para abrir la conversación en vísperas de la revolución tecnológica, ante la encrucijada de la exigencia de inmediatez y el riesgo latente de la negligencia informativa.

“En efecto, hay robots que se encargan de escribir la información: recopilan datos y a partir de ellos, y con ayuda de una plantilla que un ser humano tiene que crear, llenan los vacíos para generar las notas. Esto tiene aplicaciones principalmente en el manejo de estadísticas financieras, por ejemplo, que finalmente son la parte cuantitativa, pero la parte cualitativa necesita de un ser humano que tenga el juicio para saber qué tan veraz puede ser esta información y qué aplicaciones le podemos proporcionar”, precisó la también docente.

Explicó, además, que las inteligencias artificiales no son capaces de discernir qué fuente es confiable o no, puesto que ésa es una tarea propia de un periodista, quien además tiene por obligación “hacer minería de datos para escarbar dentro de esta exuberancia de información, encontrar y extraer el valor agregado”.

Ponderar el rigor

Esta Cuarta Revolución Industrial representa diferentes retos para el periodismo, fundamentó Zaragoza Orozco.

“Uno son las fake news, en la era llamada de la posverdad donde cualquiera puede producir contenidos sin rigor”.

Agregó que 80% de los usuarios de Internet permanece informado a través de las redes sociales, lo cual es otro de los objetivos primordiales de la labor periodística en términos de avalar lo que ahí circula, dado que abunda el contenido que responde a la parte visceral, de las emociones, y hace de lado el rigor.

Estos desafíos generarán nuevos perfiles para los profesionales de la información, uno de ellos será el de la curaduría de contenidos, puntualizó.

“hoy en día, como usuarios (de Internet) acomodamos la información que recibimos a nuestro modo. Google y Facebook, dependiendo de lo que le damos like, será lo que me presente, me va quitando aquello que no me gusta; pero ese es un problema, porque si quito lo que no me gusta, estoy creando mi mundo feliz, no estoy tomando consciencia de que hay una realidad allá afuera de la que soy ajeno por decisión propia. Esto nos lleva a que quienes nos dedicamos a generar contenidos tenemos que trabajar en narrativas que sean atractivas para quienes no quieren saber sobre ciertos temas. El curador de contenidos debe buscar hablar sobre cada tema de una manera mucho más creativa, novedosa, atractiva para a gente”.

Recordó que, dado que una de las partes fundamentales de la labor periodística es ayudar al público a generarse una opinión crítica, un objetivo que no compete a la automatización, se deberá delegar el trabajo de los datos duros a los sistemas automatizados y enfocar el capital humano al trabajo de profundidad: entrevistas, investigación e informes que requieren de elementos cualitativos.

“Se están generando perfiles diferentes, periodistas polivalentes: expertos en SEO o editores de social media, por ejemplo. Pero no debemos olvidar la parte ética. Nuestra profesión tiene responsabilidades con la sociedad que no debemos dejar de lado. El futuro del periodismo es digital, es ahí donde tenemos que estar tomando decisiones”, concluyó.

Claudia Zaragoza

Es licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y maestra en Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con la tesis El impacto de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación en el trabajo de los reporteros de prensa del Distrito Federal (2002).

Colaboró desde su campo de especialidad en el proyecto México en la Sociedad de la Información, del Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica, en colaboración con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Actualmente es docente de la carrera en Ciencias de la Comunicación en la Universidad ICEL y presidenta de la Academia de Comunicación.

•••

De acuerdo con un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts, realizado en marzo del 2018, las fake news tienen 70% más probabilidades de ser replicadas en redes sociales por encima de la información corroborada. El mismo reporte comparte que a la información veraz le puede tomar un tiempo hasta seis veces mayor para alcanzar al mismo número de usuarios que la información falsa.

[email protected]