El departamento de Innovación en Material Biológico de la Facultad de Medicina (FM) en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha creado una combinación de sustancias para mejorar las destrezas quirúrgicas de los médicos.

Tras año y medio de pruebas y combinación de distintas sustancias, la novedosa fórmula se utiliza para preservar cadáveres, con múltiples ventajas: es inodora, disminuye los riesgos sanitarios y mantiene la flexibilidad de los cuerpos, permitiendo su utilización con fines de investigación y docencia.

La fórmula está en proceso de patente nacional e internacional

“Los errores médicos son la tercera causa de muerte prevenible en el mundo”, explica Diego Pineda, jefe del Departamento y cabeza principal de la investigación, con cuerpos adecuados se adquieren mejores destrezas y se disminuyen los desaciertos en la práctica clínica, con un impacto positivo.

La formulación, que ahora está en proceso de patente nacional e internacional, y que ya es utilizada en la práctica de la UNAM, combina varias sustancias, sólo se necesitan 15 días, y después de ese lapso el cadáver ya no necesita nada, ni refrigeración. La facultad cuenta con el programa de donación de cuerpos; hace dos años y medio, comenzó con 27 personas inscritas, actualmente tienen más de 2,000 inscritos.

En promedio, cada cuerpo sirve para impartir ocho o más cursos, y sin importar el tiempo que permanecen en la facultad, reciben un trato digno.

Con el formol, procedimiento tradicional que se utiliza en la mayoría de los anfiteatros, la preservación de un cuerpo requiere tres meses de preparación; se deshidratan y vuelven rígidos los cuerpos, por la rigidez y el color café que adquieren, es difícil identificar los planos anatómicos (piel, grasa, nervios o arterias), o practicar técnicas quirúrgicas.

Pineda explicó que antes el anfiteatro de la FM, como el de todas las instituciones donde se enseña medicina, contaba con tinas de inmersión con formol; ahí se colocaban los cuerpos para conservarlos, pero esa sustancia a la larga tiene efectos cancerígenos.

Además, el trabajo era complicado debido a que irrita los ojos y la mucosa nasal. “En la nueva formulación sí se utiliza formol, pero en un porcentaje menor a 3%, combinado con otras sustancias”.

Trabajo con otras instituciones

El anfiteatro de la Facultad de Medicina hoy es considerado el más moderno de América Latina, a partir de su remodelación hace poco más de tres años, y con la implementación de la nueva técnica de preservación, se incrementó el número de cursos de posgrado: de cuatro en el 2016, a 66 en el 2018, y hasta mediados del 2019 ya se contabilizan 55.

Mientras concluye el trámite de patente, la entidad universitaria brinda asesoría a diferentes instituciones para que también echen a andar sus programas de donación de cuerpos o la modernización de sus anfiteatros. Como ejemplo están las universidades de Guadalajara, Nuevo León, Puebla y Costa Rica.

Jorge Audifred Salomón, ginecólogo en el Hospital General Manuel Gea González y formador de nuevos especialistas, calificó como una gran experiencia trabajar en estructuras biológicas humanas. Los entrenamientos habituales en cirugía laparoscópica se hacen en estructuras inanimadas o en animales, “pero la oportunidad de trabajar con cuerpos humanos, en excelentes instalaciones y con una técnica única de preparación, es fantástico. Me siento contento y orgulloso de estar aquí”.

En una sesión de trabajo, los especialistas realizaron varios procedimientos, como reconocimiento de estructura anatómica, salpingectomía (extirpación de trompas), ooforectomía (de ovarios), histerectomía (de útero), y estudio de retroperitoneo para ver dónde se encuentra el uréter, nervios y grandes vasos. “Mis alumnos están felices”, agregó.

El futuro

Los médicos que acuden a la facultad han mencionado que es como estar en un quirófano con un paciente vivo. “Sólo falta un detalle: que sangre, así que ya trabajamos con Rubén Argüero, jefe del Departamento de Cirugía y quien realizó el primer trasplante de corazón en nuestro país, para que los cadáveres tengan “flujo” y “circulación” con presión, con ayuda de una máquina extracorpórea. “Lograrlo será espectacular”.

[email protected]