Nos cuienta que le tiene miedo a los aviones y no sabe si en algún momento el mesero sacará una escopeta detrás de la barra y nos matará en plena entrevista, así es Camila Fabbri (Argentina, 1989), la joven escritora que presenta Los accidentes, una recopilación de cuentos recientemente publicadoa por Almadía.

“(En este momento) estoy platicando contigo pero estoy pensando en 1,000 cosas, sí, una de ellas podría ser el mesero. Me pregunto: ¿Quién es? ¿Cómo vive? Algo malo está por suceder. Tengo mucha imaginación por lo negativo y las pesadillas”.

Detrás de Camila Fabbri se esconde una escritora poderosa con cuentos duros y directos que son parte de su universo caótico a punto de colapsar.

Los accidentes es un libro perturbador, pero delicado al mismo tiempo, que esconde a una escritora poderosa a punto de hacer daño al lector.

“Yo tengo un poco de caos en la vida cotidiana. Mi imaginario se nutre mucho de eso, no por los lugares más positivos de la vida”, explicó.

Jóvenes enamorados y que al mismo tiempo se lastiman, un matrimonio de espaldas o un adolescente que fabrica bombas al mismo tiempo que la catástrofe amenaza a todos, así es el mundo de Camila Fabbri.

“Ahora mismo veo más cine que libros, digo, son rachas pero claro que afecta o diría que acompaña a mi escritura y refleja lo que vivo, lo que soy y lo que me imagino siempre”.

Camila Fabbri esta destinada a ser una gran escritora aunque, para ella, la fama no es importante.

“Soy muy tímida, me gusta estar más guardada. Pero claro que me interesa ser reconocida y me encantaría vivir de la escritura; sería raro que dijera que no. Pero el reconocimiento no necesariamente tiene que ser en situaciones de visibilidad constante o de fama, eso no me interesa. Me gustaría que el libro se lea, se comparta y se distribuya, pero sin que eso me exponga”.

Es difícil charlar con Camila Fabbri, su mirada evade constantemente al entrevistador, indudablemente se encuentra en otro lugar, no en la entrevista, hasta que le pregunto por un boom de escritoras en Argentina.

“No hay un boom. Siempre hubo escritoras pero ahora hay otras visibilidad editorial. En el pasado, quizá, no lo hicieron por su condición de mujeres y como ellas no se creían capaces de escribir, no lo hacían, pero tenían toda la posibilidad y ahora, todo eso se desarmó, pero siempre estuvieron ahí”.

Camila Fabbri fue invitada a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en un concepto que llamaron Ochenteros, con 20 escritores latinoamericanos y en esa visita se enamoró de la editorial oaxaqueña.

“Quería que Los accidentes se publicara en México, pero quería más que fuera en Almadía. En Argentina es una editorial muy importante, hermosa y quiero seguir trabajando con ellos porque me parece hacen un gran trabajo”.

[email protected]