La tarde de este martes, la asociación civil Periodistas Cinematográficos de México (Pecime) difundió un comunicado en el que se anuncia la cancelación de la edición 48 de la entrega de las Diosas de Plata al Cine Mexicano, una ceremonia que, desde 1962, se había encargado de reconocer lo más destacado de cada año en la industria del séptimo arte del país en sus distintos rubros.

La causa, un fondo de financiamiento insuficiente para solventar los gastos que requiere la organización y ejecución de la gala de premiación, “a pesar del esfuerzo de los socios de cumplir con esta tradición que casi llega al medio siglo de vida”.

Desde su creación, el financiamiento de la entrega de las Diosas de Plata, así como de la manufactura de las estatuillas, había sido absorbido en su totalidad por el comité directivo de Pecime; sin embargo, en años recientes los costos de producción han aumentado hasta sobrepasar la capacidad de solvencia de los organizadores. Lo anterior los obligó, a finales del año pasado, a solicitar a la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados una aportación económica para completar el presupuesto que diera viabilidad a la realización de la edición 48, ahora cancelada.

El comunicado relata que en diciembre pasado, en el Diario Oficial de la Federación se hizo oficial la asignación de un presupuesto de 700,000 pesos que, si bien representaban menos de 50% del monto requerido, sumados a los recursos de Pecime, harían posible la realización de la ceremonia.

“Lamentablemente, en enero de este año, el nuevo gobierno y, concretamente la Secretaría de Cultura, anunció nuevas reglas y una nueva convocatoria que prácticamente desapareció los resultados publicados previamente en el Diario Oficial y dejó sin efectos los presupuestos antes asignados”, se pude leer en el documento. La asignación de esos 700,000 pesos, publicada entonces en el periódico del gobierno mexicano, quedó únicamente en el papel.

No hubo consenso

Este miércoles trascendió lo dicho por el presidente de Pecime, Alejandro Vázquez Cruz, acerca de un desacuerdo con el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) para llevar a cabo la gala de las Diosas de Plata.

En entrevista radiofónica, contó que en el último mes del 2018 Pecime ingresó un proyecto a la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados para buscar un apoyo financiero.

“Encontramos una gran simpatía de parte de los disputados de la comisión, de Sergio Mayer y de los demás integrantes, porque, efectivamente, vieron que es un evento sin fines de lucro (...) pero, lamentablemente, este gozo nos duró muy poco porque, en el mes de enero, las autoridades de Cultura cambiaron las reglas del juego, desaparecieron todo lo que se había asignado, no solamente para nosotros, sino para muchas otras instituciones”, declaró.

Agregó que, buscando una nueva vía de financiamiento con Imcine, en lugar de realizar la ceremonia en el Teatro Metropólitan, como se lleva a cabo tradicionalmente, se les sugirió llevarla a cabo en el Auditorio Nacional, la Cineteca Nacional o Los Pinos, pero, según explicó, ninguno de esos recintos era viable para la gala, ya fuera porque el cupo era demasiado grande, pequeño o había que hacer adecuaciones que implicarían un gasto excedente. “Al día siguiente, antes de la una, vía correo, nos dijeron que  el Metropólitan no se podía por adjudicación directa (...). Estuvimos tratando de buscar otros medios para llevar a cabo el evento; lamentablemente, no se logró”, detalló.

“Hay un trato humillante a Novaro, al cine y al Imcine”, acusan productores.

“Nos da la impresión de que hay un trato humillante por parte de la llamada cuarta transformación a nuestro trabajo, al cine nacional y al Imcine bien representado por ti”, señala la Unión de Productores en una carta dirigida a María Novaro, directora del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).

Los productores de cine mostraron su preocupación por todos los recortes al instituto y el escándalo de Novaro en Cannes, quien tuvo que regresar después de que le informaran que Presidencia no le había dado permiso para viajar.

“Nos hemos enterado extraoficialmente de que en las últimas semanas han sucedido ciertas situaciones, preocupantes y poco favorables para nuestra industria, para el Imcine y ahora tu persona. Se habla de dos recortes al presupuesto del instituto; también se dice que, aun habiendo sido autorizado tu viaje a Cannes, necesario para promoción de nuestras películas, se te pidió regresar y a tu regreso se levantó un proceso administrativo en tu contra, entre otras cosas”.

La Unión de Productores señaló que eso les parece indignante

“Somos testigos y cómplices de tu esfuerzo y trabajo (...) estamos contigo sin menor duda. Te manifestamos nuestro apoyo y te pedimos que nos confirmes si esta información es verídica, y quedamos atentos a las diversas acciones que como gremio unido podemos realizar para defender a nuestro cine y garantizar un trato digno a nuestra industria”, se lee en el documento.

En los últimos meses y debido a la política de austeridad del actual gobierno, el Imcine sufrió recortes de personal por lo que el Anuario Estadístico del cine mexicano se retrasó dos meses, el futuro de FilminLatino es incierto, se cambiaron algunas reglas de los fondos de apoyo al cine mexicano y el Ariel, el máximo premio al cine mexicano, tendrá la ceremonia más austera en su historia.

La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas no cuenta con recursos asignados y espera un milagro para poder realizar una entrega digna del Premio Ariel donde Roma, de Alfonso Cuarón, domina las ternas. (Con información de Vicente Gutiérrez)

[email protected]