Boston, EU. Los países asiáticos relativamente ricos, incluidos Corea del Sur y Singapur, así como Hong Kong, lideraron un ranking internacional de rendimiento en los estudios (en el que no figura México), un resultado que, según dijeron investigadores el martes, refleja un fuerte compromiso social con la educación primaria. Marruecos y varios países de Oriente Medio estaban al final de la lista de la evaluación en lectura, ciencia y matemáticas en nivel primario, lo que refleja los retos que causan la pobreza y los sistemas educativos relativamente nuevos, de acuerdo con dos estudios respaldados por el Boston College.

El informe Tendencias en el Estudio Internacional de Matemáticas y Ciencias evaluó el rendimiento en ciencias y matemáticas de 63 países, mientras que el informe Progresos en el Estudio Internacional del Nivel de Lectura examinó el rendimiento en lectura de 49 países.

Los estudios encontraron que el rendimiento estudiantil internacional generalmente ha mejorado en la última década a medida que más países han aumentado sus políticas en educación, con los destacados países asiáticos a la cabeza en matemáticas y ciencia, y ganando terreno en lectura.

Al principio, cuando evaluábamos la lectura, no estaban necesariamente en los primeros puestos , dijo Ina Mullis, profesora de la Universidad de Boston que trabajó en los estudios. Una década después, lo están , aseveró.

La mejora refleja un esfuerzo extra tanto por parte de los padres para que los niños lean más en casa, como de las autoridades que han introducido programas de lectura más rigurosos, dijo Mullis. Hong Kong, Rusia y Finlandia ocuparon los tres primeros puestos en lectura en primaria, indicaron los estudios. En ciencias, Corea del Sur, Singapur y Finlandia lideraban la lista, mientras que en matemáticas el orden era Singapur, Corea del Sur y Finlandia.

Los peores rendimientos en lectura se registraron en Marruecos, Omán y Qatar. Yemen, Marruecos y Kuwait iban a la zaga en matemáticas, mientras que en ciencias, los peores fueron Yemen, Marruecos y Túnez.

Sus esfuerzos reflejan la dificultad de introducir nuevos sistemas escolares, dijo el profesor de la Universidad de Boston Michael Martin, otro de los autores del estudio.

La educación es una empresa multigeneracional, así que, si miras 30 o 40 atrás, muchos de esos países no tenían un sistema educativo y sólo una pequeña minoría lograba una educación decente , dijo Martin. Cuando los padres no han ido al colegio y son analfabetos, es un gran problema superarlo , sostuvo.

Los sistemas escolares bien financiados y organizados producen los estudiantes más capaces.